2
Publicado el 16 Octubre, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Ellos hablan de ti

Los colores que nos rodean tienen efecto emocional, propuesta de Eva Martínez, de Pinar del Río
Ellos hablan de ti.

A través de los colores, expresas cómo te sientes y la manera en que te ven los otros. (Foto: postcron.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Si miras alrededor, echas un vistazo a objetos personales como pudieran ser los muebles de la casa, entonces descubrirás que hay ciertos colores que predominan y otros brillan por su ausencia. Esto no es casualidad, cada cual elige los tonos que le gustan y ellos a su vez se expresan. Explican los expertos que esta idea es antigua y se conoce como psicología del color.

Aunque no consta una ciencia del color, los vínculos emocionales derivados de estos no pasan inadvertidos a lo largo de la historia. El filósofo de la antigua Grecia, Aristóteles, y el pintor-filósofo del Renacimiento italiano Leonardo Da Vinci, investigaron sobre las posibilidades de uso que ofrecían los matices, y el escritor, poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán, Johann Wolfgang Goethe, fue más allá, estableciendo una teoría que relaciona color con personalidad, vigente hasta nuestros días.

Según la variante psicológica, los tonos que eliges tienen significado, por ejemplo: el blanco es absoluto, perfecto y puro, color de nacimiento, comienzo, no hay nada negativo en él. Hace referencia a la paz, el bien, honradez. Si te gusta el blanco, se cree pudieras ser sensible, perfeccionista, con capacidad para analizar y resolver complicaciones del día a día.

El amarillo es un tono cercano a la luz, lleva consigo la naturaleza del brillo, un carácter suave, emocionante y sereno. Expresa creatividad, inspiración. También indica reserva a la hora de mostrar emociones. Sin embargo, el azul tiene una parte de oscuridad, es matiz con efecto peculiar y casi indescriptible para el ojo, negación estimulante que propone contradicción entre reposo y excitación. Se dice que quienes lo escogen necesitan mantenerse en estado de tranquilidad y para conseguirlo buscan la soledad, además de ser consecuentes con sus ideas.

Distintivo es el efecto del rojo, si es oscuro da impresión de gravedad y dignidad a la vez. En su versión más clara da sensación de gracia y atractivo. Si es el que prefieres, evoca personalidad fuerte, optimista y carácter en ocasiones impulsivo.

Por su parte, la tonalidad rosa, nace de la combinación entre rojo y blanco –psicológicamente opuestos, según especialistas–, como color intermedio tiene cualidades de ambos pero mantiene su propio carácter. Hay conceptos, sentimientos asociados solo a él, como: inocencia, divertimento, lo romántico. Si lo eliges, entonces se cree que odias la soledad y puedes llegar a ser vulnerable, aunque sepas lo que deseas.

Madurez y experiencia, conforman al violeta, expresa profundidad, misterio, melancolía e intuición. Su versión oscura simboliza suntuosidad y dignidad. Lo adoptas y puedes rodearte de sensibilidad, reflexión, orden y mucho sentimiento.

Gama de energía es el naranja, tiene cualidades del amarillo y el rojo, porque resulta de la mezcla de ambos en menor grado, expresa entusiasmo, ardor y euforia. Dará deseos de estar rodeado de gente, huir de la soledad, además, representa competitividad, emprendimiento.

Color reconfortante es el verde, equilibra sensaciones. Cuando nuestro ojo lo percibe experimenta sensación de agrado. Si te gusta, mantienes la calma pase lo que pase, pero necesitas de reconocimiento e indica algo de indecisión. Dará deseos de estar siempre bien rodeado y de ofrecer generosidad a los otros.

Y el negro no es un color, sino la ausencia de todos ellos, pero se percibe como tal, está dotado de su propio simbolismo. Si blanco es principio, negro es final, todo acaba en él. Preferirlo dirá que te gusta tener todo bajo control y eres inseguro a nivel emocional. Con una perseverancia que hará factible el logro de objetivos.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye