0
Publicado el 27 Noviembre, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

¿Alimentos crudos?

Beber leche cruda es peligroso, tema que propone Leonel Batista, de Villa Clara
?Alimentos crudos?

La leche es vehículo de salud para la población. (Foto: hola.com/estar-bien)

A cargo de YAMILA BERDAYE

Puede que sea moda consumir alimentos crudos, no cocinados ni tratados como leche y agua. Pero, según los nutricionistas no se puede olvidar la importancia que tiene la cocción de los alimentos en la prevención de muchas enfermedades. Por tal razón, es recomendable para aquellos que en muchos lugares de nuestro país que reciben la leche cruda, la sometan de inmediato al fuego para hervirla.

La seguridad alimentaria es uno de los grandes avances en materia de salud, en ocasiones percibida por el consumidor como un empeoramiento en la calidad del alimento.

Sin embargo, no debemos pensar que cualquier proceso artificial al que son sometidos los alimentos va en nuestro detrimento. Dicen los expertos: “Si nos centramos en el consumo de leche cruda, encontraremos opiniones muy diferentes al respecto”. La leche cruda es la que no ha recibido ningún tratamiento térmico pasteurización, esterilización, hervido y que mantiene inalterados sus nutrientes, vitaminas y enzimas; las más afectadas por su propiedad termolábil, o sea, que se pierden con las altas temperaturas. De hecho, las enzimas naturales de la leche son de gran importancia a la hora de asimilar el alimento y hacerlo más digestivo.

El pero radica en si no está certificada y no se conserva correctamente en refrigeración adecuada, puede contener microorganismos como bacterias o virus E.Coli, listeria, responsables de muchas enfermedades altamente perjudiciales para la salud, apunta la investigadora a cargo del estudio.

“Es por ello que, en el tratamiento de la pasteurización, la leche es sometida a 63 grados Celsius durante 30 minutos; lo que la convierte en un alimento ciento por ciento seguro, aunque esto provoque quizá una alteración en el sabor y pérdidas nutricionales importantes como vitaminas B12, B2, C, E, y B9.

La mayoría de la leche que se comercializa emplea otro tratamiento térmico llamado UHT (ultra light temperature), el cual se basa en someter a la leche a una temperatura más alta, pero menos tiempo; con ello se consigue eliminar todos los microorganismos pero con menores pérdidas nutricionales y organolépticas.

Por otro lado, uno de los argumentos que más peso cobra entre los defensores del consumo de leche cruda son los supuestos beneficios en la prevención de alergias o de enfermedades como el cáncer. Pero, “aunque hay algunos estudios que plantean esta línea de investigación, lo cierto es que, hoy, no existen informes concluyentes que demuestren que efectivamente pueda estar relacionado”.

Entonces, si nos detenemos a pensar, los nutrientes que pueda perder la leche en el tratamiento necesario para su consumo no son todos y a la vez se pueden encontrar o aportar a través de otros alimentos. Sin embargo, “consumir una leche con alto contenido en bacterias puede causar daños importantes en nuestra salud”, concluye la experta.

De cualquier manera, la leche forma parte de la alimentación humana desde el período Neolítico. Su consumo habitual ha contribuido notablemente a mejorar la salud de las poblaciones. Ingiriéndola con medidas sanitarias seguras es un buen alimento, de vida relativamente prolongada y asequible. Fuente de calcio, vitaminas y proteínas de elevado valor biológico, se asocia con una disminución de la mortalidad infantil y de enfermedades como la hipertensión arterial, anemia u obesidad. Sus múltiples beneficios hacen que sea recomendable un consumo de entre dos y cuatro raciones al día, según la Organización Mundial de la Salud.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye