0
Publicado el 25 Diciembre, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Gélidos bocados

Qué alimentos se pueden congelar y cuánto tiempo, sin que se afecten sus propiedades, duda de Aida Rabelo, de Pinar del Río
Gélidos bocados.

Como norma general, ningún alimento puede pasar más de un año congelado. (Foto: computerhoy.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Los alimentos que se congelan aguantan más tiempo sin echarse a perder, incluso no disipan nutrientes, es más, el agua que los compone se congela, impidiendo o reduciendo la posibilidad de crecimiento bacteriano y el inicio de reacciones metabólicas que originen su variación. El enfriamiento es método de conservación factible para cualquier tipo de comida, con una temperatura por debajo de los 18 grados Celsius, no hay pérdidas nutricionales, solamente puede verse influido aspecto-textura.

Pero, cuánto tiempo pueden permanecer en el congelador los alimentos. Explica la nutricionista Marta Lorenzo: “En este caso depende del alimento, ya que hay algunos que pueden estar congelados hasta un año y otros, sin embargo, a los tres meses como mucho debemos consumirlos; ya que si no sufrirán pérdidas organolépticas importantes”.

Estos son algunos ejemplos: cebolla, alrededor de tres meses, al igual que el pescado azul, blanco y derivados cárnicos. Seis meses: berro, lechuga, remolacha, carnero, cerdo, plátano, mantequilla. Doce meses: berenjena, coles, acelga, espinaca, piña, pollo, pavo y pato.

No obstante, explican entendidos en el asunto lo importante de tener en cuenta que algunos comestibles que se compran congelados sufren un proceso anterior a la congelación, que sí puede provocar consecuencias como la pérdida de nutrientes u otros compuestos beneficiosos para la salud.

“En la carne y el pescado, no hay ningún tipo de pérdida nutricional como podrían ser las vitaminas o las proteínas. Sin embargo, en el caso de la verdura y la fruta, son sometidas al llamado ‘blanqueado’ que consiste en exponerlas a alta temperaturas mediante agua hirviendo o vapor antes de ser congeladas. Este proceso provoca pérdidas de vitaminas como el ácido fólico, la vitamina C o la tiamina; aunque, en general, son vitaminas que se pierden con facilidad”, añade la nutricionista.

Para mantener la calidad de las provisiones no solo es fundamental realizar una adecuada congelación –parte importante–, sino deshelar de forma correcta, principalmente lo que se compra fresco y se decide solidificar para conservar más tiempo.

La descongelación debe ser lenta, para que los cristales de hielo que se crean durante el enfriamiento se vayan deshaciendo poco a poco y no se dañen tejidos-textura del alimento, además para evitar las pérdidas de nutrientes. Se debe pasar el alimento del congelador al refrigerador y después a la meseta de la cocina.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye