0
Publicado el 15 Enero, 2019 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Comportamiento instintivo

Cómo hacer para que el gato no arañe los muebles, sugerencia de Ismael Soler, de Villa Clara
Comportamiento instintivo.

Los gatos arañan muebles y paredes. (Foto: iperu.org).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Las uñas son caracteres significativos y de igualdad para los gatos, con ellas pueden dejar huellas en muebles y objetos de decoración de la casa, llegando a ser un verdadero dolor de cabeza. Explican médicos veterinarios que los rasguños de nuestra mascota en sillones, sofás, cortinas, marcos de puertas, además de antiestéticos, tienden a ser síntomas de problemas como el estrés.

Desgarrar es comportamiento natural e instintivo de los felinos, pero puede convertirse en fastidioso y entorpecer la convivencia con ellos si es conducta usual que no pueda controlarse. Sin embargo, existen trucos que se utilizan para inducirle a estas escurridizas mascotas otros lugares y que no estropeen el quizá costoso mobiliario hogareño.

Los gatos son territoriales por naturaleza. Les gusta sentir que controlan su territorio para expresar que es suyo, entonces arañar zonas visibles es un hacer favorito. Con este gesto, a través de las almohadillas de sus patas, liberan una serie de sustancias químicas o feromonas, con las que marcan zona.

Ofrecerles un rascador puede ser alternativa eficaz, por ejemplo, se podrían construir postes de madera verticales recubiertos con cuerdas o materiales rugosos que gustan a los felinos y además les son atractivos. Es recomendable que sean robustos, tengan altura, en torno a un metro más o menos, para que trepen y se estiren a deleite sobre ellos. Asimismo, se le puede hacer a este objeto plataformas a varios niveles para que escalen. Será un divertido juguete en el que pasaran horas.

Dicen los entendidos en estos asuntos gatunos que lo más práctico es colocar el objeto cerca de su zona de descanso –para que pueda usarlo para extenderse–, así como en su área de juegos o cerca de los muebles que suele arañar e ir alejándolos poco a poco. Argumentan también que para limpiar las marcas de arañazos se emplea agua caliente y jabón y aunque no se consiga eliminar las rasgaduras, por lo menos ya no tendrán su olor.

Pero si a pesar de ingentes esfuerzos no consigues que el gato desista de sus costumbres, entonces, no queda otra opción: cubre el sofá con fundas gruesas de manera que sus uñas no puedan traspasarlo.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye