2
Publicado el 24 Enero, 2019 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Un no a la contaminación

Un no a la contaminación.

La niebla que invade una ciudad posee componentes tóxicos que impactan de manera negativa en el cuerpo humano. (Foto: sostenibilidad.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Los gestos diarios importan, –por pequeños que sean–, aunque a veces no seamos conscientes de todo lo que se puede hacer en aras de cuidar y proteger el planeta. La cuestión radica en conocer cuáles de nuestras rutinas pueden dejar de ser contaminantes.

Renuncia a ver el agua correr, –de la ducha, por ejemplo– sin preocuparnos por el tiempo que transcurre, es hábito inconsciente que quizá se arrastre desde la infancia, pero los litros que caen desperdiciándose por el desagüe son incontables.

Ocurre igual al lavarse los dientes, para cepillarlos no necesitas ver como el H2O se derrama ante tus ojos. La mejor opción: llenar un vaso del líquido y utilizarlo para el enjuague.

No es aconsejable utilizar desodorantes de aerosol o spray porque contienen altas cantidades de CFC (clorofluorocarbono), altamente contaminante para la capa de ozono, y aunque en los últimos años se ha reducido y controlado el uso de elementos tóxicos en los desodorantes, lacas, ambientadores, sigue siendo preferible utilizar formatos en crema o barra.

A la hora de lavar es necesario saber que cada ciclo de lavado puede llegar a consumir alrededor de 100 litros de agua, por lo que merece la pena esperar a llenar la lavadora de ropa antes de ponerla a funcionar, solo hay que pensar en reducir el lavado semanal a la mitad. Por otro lado, las lavadoras son el electrodoméstico que más energía consume.

La función, que permite usar el mando del televisor a distancia consume también más energía de la que se puede imaginar. Si te resulta muy pesado prescindir de apagar la TV durante el día, acuérdate de hacerlo al menos por la noche, así se estará ahorrando como mínimo un 20 por ciento de energía. Tampoco es necesario dejar el móvil cargando toda la noche, solo un par de horas conectado será suficiente para que tenga la carga máxima y no gastamos energía de manera innecesaria.

Un chicle está compuesto casi en su totalidad por plástico, lo que se saborea al mascarlo es un porcentaje mínimo de azúcar, colorantes artificiales y aromatizantes. Cuando tiramos un chicle al suelo resulta muy difícil de limpiar y tarda un mínimo de 5 años en descomponerse, además, los pájaros pueden confundirlos con comida y asfixiarse al intentar tragar uno. ¡Valora esto!

Un no a la contaminación.

Alimento no digerido en el esófago de pájaros. Los globos bloquean el paso de comestibles y hacen que el animal muera de hambre. (Foto: balloonsblow.org).

Otra cosa a saber: cuando vemos un globo volando por los aires tiene muchas posibilidades de acabar en el estómago de un animal que lo encuentre en su descenso. Cuidado, puede tratarse de un ave o de un pez si llega al mar. Mientras algunos globos explotan, otros se desinflan gradualmente, lo cierto es que todos regresan a la Tierra donde pueden causar estragos en la vida silvestre, en tierra, mar y aire. Distintas organizaciones para la conservación del medioambiente como Ballons Blow, advierten que la ingesta del plástico de los globos puede provocar la muerte de animales por indigestión o asfixia.

Las pilas o baterías son elementos altocontaminantes, pueden tardar hasta 1 000 años en degradarse y contagiar hasta 3 000 litros de agua. Casi todas contienen mercurio, uno de los metales más tóxicos que existen, si entran en contacto con el agua, contaminan gravemente. Entonces, cuando hay que deshacerse de ellas, asegúrate de que va a parar a un contenedor de basura.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que la contaminación del aire está vinculada con muertes tempranas por enfermedades del corazón, cáncer de pulmón y diversas enfermedades respiratorias. Incluso se estimó que las muertes prematuras han incrementado de dos millones a 3.7 en solo cinco años.

El Centro Internacional de Investigaciones sobre Cáncer de la OMS informa que la contaminación del aire es cancerígena para los humanos y las partículas de este están estrechamente relacionadas con el cáncer de pulmón, e incluso de vías urinarias y vejiga.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye