3
Publicado el 20 Agosto, 2019 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Nos iluminan

Ríen los perros, interrogante de Samuel Peralta, de Villa Clara
Los perros nos iluminan
El estudio de los perros es oportunidad única para verificar la comunicación social entre especies. (Foto: cadenadial.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Llegamos a casa y nuestro perro se acerca a saludarnos, lo acariciamos; entonces, el mueve la cola y parece sonreír. Pero, ¿es esto realmente lo que hace? ¿Los perros sonríen de la misma manera que las personas para transmitir satisfacción, goce o agrado?

Por miles de años hemos domesticado a los canes y por supuesto desarrollado un vínculo con ellos. Estos animales han sido útiles para el estudio de la comunicación social entre especies, dice Alex Benjamin, investigador de cognición canina en la Universidad de York, en Gran Bretaña.

Nuevos estudios refuerzan la idea de que el vínculo comunicativo que compartimos con los perros es único; por ejemplo, se cree que ellos abrazan la mirada humana y usan el contacto visual de una manera que pocos animales hacen.

Los perros, como los humanos, experimentan un aumento en los niveles de oxitocina, hormona que se desempeña en la vinculación social. Y aún más sorprendente es que está comprobado que los canes que olfatean oxitocina pasan más tiempo mirando a los humanos.

Juliane Kaminski, investigadora de psicología comparada en la británica Universidad de Portsmouth, estudia la cognición canina y está especialmente interesada en una expresión particularmente adorable en los perros: la elevación interna de las cejas, lo que se conoce como ojos de cachorro.

Pero, ¿los perros sonríen?Esa expresión particular, llamada boca abierta y relajada en canes, suele ocurrir en entornos positivos, como cuando se invitan a jugar entre ellos. Sin embargo, aún no se sabe si realmente los perros sonríen o se dirigen a nosotros intencionalmente para comunicar algo.

Aclaran los entendidos que estos animales pueden seguir y comprender con éxito los gestos humanos. Incluso los chimpancés –nuestros parientes más cercanos– no pueden seguir señales comunicativas con tanto éxito.

Asimismo, los canes muestran predilección por ciertos tipos de habla y prefieren la compañía de humanos. Podamos o no compartir una sonrisa amistosa con nuestros amigos de cuatro patas está claro que nos entienden de manera sorprendente y clara.

“Los perros ya son muy buenos para entendernos. Pueden entender señales muy sutiles. Así que nuestro trabajo como humanos es darles pistas para comprender cómo cooperar con nosotros”, dice Alex Benjamin, sicólogo de la Universidad de York.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye