0
Publicado el 31 Diciembre, 2019 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Posible agresividad

Posible agresividad.

Es importante dejar claro que las araña no atacan al ser humano, si lo hacen es porque son molestadas.

A cargo de YAMILA BERDAYE

Se cree que los fenómenos atmosféricos podrían contribuir a que las colonias de tarántulas se vuelvan más agresivas con el pasar del tiempo. Un equipo de investigación de la Universidad de California estudió el comportamiento de la araña comunal Anelosimus studiosus de la costa atlántica de América del Norte.

Este animal vive en colonias sobre ríos y arroyos; y tiene un proceder que cambia regularmente, a veces es agresivo y otras pacífico. Estudios anteriores habían demostrado que las colonias de arañas pueden ser más agresivas o dóciles, en función de los recursos a los que tiene acceso y como los huracanes alteran sus hábitats, logran provocarles cambios de comportamiento.

Para llevar a cabo el estudio los investigadores necesitaron medir la agresividad de las colonias y qué tan bien prosperaron antes y después de una tormenta. La iniciativa requirió realizar informes meteorológicos previos, viajar a lugares que serían golpeados por un huracán, registrar el comportamiento de una de estas colonias, volver después de la tormenta para hacer observaciones, medir los sitios de control correspondientes con cada sitio azotado por la tormenta y determinar la agresividad por la cantidad de arañas que respondieron a la vibración de su telaraña.

Así se reveló que, después de un ciclón, las más agresivas engendraron más huevos y más arañas bebés sobrevivieron durante su primer año de vida. También se notó que eran más agresivas en los condados que habían sido golpeados por más tormentas.

Este estudio resultó valioso porque aborda una brecha nueva de conocimientos, valora los impactos de los ciclones tropicales con réplicas espacio-temporales y sitios de control. Además, demuestra que la selectividad para las colonias más agresivas de la Anelosimus studiosus es una respuesta evolutiva a la perturbación provocada por el huracán. Otra de las presunciones, que aún requiere más estudio, es que el cambio de comportamiento se debe a que hay menos presas disponibles justo después de la tormenta o, incluso, que la tormenta mata a algunas de las madres y obliga a las arañas a descubrir cómo sobrevivir con menos atención materna, favoreciendo a aquellas más agresivas.

Los modelos de predicción del cambio climático muestran que el calentamiento de los océanos provoca tormentas cada vez más potentes. De esta manera se intuye que huracanes poderosos podrían significar también arañas más agresivas.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye