0
Publicado el 24 Diciembre, 2019 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Segmento fantasma

Acerca del síndrome del miembro fantasma, pregunta Asiel Pérez, de Camagüey
Segmento fantasma.

Es una patología típica de las personas que pierden una extremidad y sienten que todavía la tienen, a pesar de la amputación. (Foto: clinicaindolor.es).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Quizá has oído hablar de esta sintomatología; es decir, sentir una parte del cuerpo que ya no está; por ejemplo, hay quien piensa que es un mito, una creencia, apostando porque quien la padezca puede estar sufriendo de algún trastorno psicológico. Sin embargo, dentro del campo de la medicina se ha investigado por décadas las causas y posibles tratamientos de tal padecer.

El síndrome del miembro fantasma es la sensación de que una extremidad amputada aún forma parte del cuerpo y desarrolla funciones normales. Describe la literatura médica que el escenario puede darse de disímiles maneras por la pérdida de un dedo, brazo o pierna, ya sea parcial o completamente. También los investigadores reportan casos manifiestos –aunque en menor escala– al quitarse un diente, perder un seno o un ojo.

Explican los médicos que los síntomas más comunes de este padecer son: hormigueo, calambres, picazón, sensación de deformidad, cambios de temperatura, dolor similar al sentido antes de la disección, entre otros.

La complejidad del cerebro humano ha sido un obstáculo en el estudio del miembro fantasma porque cada paciente reacciona de manera distinta: algunos sienten ligeros cosquilleos pocos días y otros sufren dolores intensos por años. Según investigación del Instituto D´Or de Investigación y Educación (IDOR) y de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), después de la amputación las áreas sensitivas y motoras del cerebro alteran su forma de comunicación y –consecuentemente– a todos los sistemas del cuerpo.

En estudios, los científicos observaron las diferencias en la comunicación del cerebro (conectividad funcional) entre las áreas sensitivas y motoras acopladas por el cuerpo calloso (vía de comunicación entre hemisferios del cerebro) en amputados de miembros inferiores: pies, dedos de pies, piernas.

En respuesta al contacto del muñón, zona cicatrizada de la amputación de los pacientes, las áreas sensitivas y motoras de sus cerebros mostraron un patrón extraño de comunicación entre los hemisferios derecho e izquierdo, probablemente como efecto de un deterioro del cuerpo calloso; además, las áreas sensibles y motoras del mismo hemisferio mostraron una comunicación funcional aumentada en los amputados.

“Los cambios cerebrales en respuesta a la amputación se han investigado durante años en aquellos pacientes que reportan dolor del miembro fantasma. Sin embargo, nuestros hallazgos muestran que existe un desequilibrio funcional, incluso en ausencia de dolor, en los pacientes que reportan solo sensaciones fantasma”, explicó Ivanei Bramati, físico médico y estudiante de doctorado en IDOR.

De esta manera se hace primordial entender los cambios del cerebro en respuesta a la amputación para allanar el camino en el desarrollo de nuevas tecnologías-dispositivos en el tratamiento de este síndrome y así contribuir a mejorar la calidad de vida de los


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye