0
Publicado el 25 Febrero, 2020 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

¡Y se caen!

En el otoño se caen las hojas de los árboles, propuesta de Bertha Sánchez, de Artemisa
¡Y se caen!

Los arboles prefieren perder hojas en otoño, para no gastar energía y pasar este período en reposo. La naturaleza es sabia. (Foto: lavanguardia.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

La respuesta está relacionada con la fotosíntesis, las plantas utilizan la energía del sol para este proceso, mediante el que fabrican clorofila, pigmento que da el color verde y con el que elaboran sus alimentos para realizar funciones vitales.

En los períodos de otoño e invierno hay menos horas de luz solar y como consecuencia los árboles no pueden llevar a cabo este proceso, asimismo, se suspende la producción de clorofila, las hojas se vuelven amarillas y luego se caen, porque escasean los nutrientes. Sin embargo, los árboles no mueren, quedan en estado latente hasta la primavera.

Como curiosidad del otoño está también el que a nosotros, los humanos, se nos caiga más el pelo; no es muy claro el motivo por el que ocurre esto, pero lo cierto es que sucede. Algunos especialistas dicen que este es el momento de renovación del cabello, pero argumentan que vuelve a salir. Incluso hay un refrán de origen español que habla de este hecho: “En la época de la berenjena, se cae la melena”.

Es así: los árboles pierden sus hojas, las personas el cabello y algunos animales exteriorizan cambios alucinantes, por ejemplo, los osos comienzan a prepararse para la hibernación, las ardillas llenan la despensa antes de que llegue el invierno. Pero hay un animal cuyo cambio destaca por encima de todos los demás: el hámster siberiano, porque es su época de apareamiento y sus testículos aumentan 17 veces su tamaño.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye