0
Publicado el 31 Marzo, 2020 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Bienvenida molestia

El hipo es importante para el cerebro, sugerencia de Maité Betancourt, de Villa Clara
Bienvenida molestia

El hipo, contracción involuntaria del diafragma. (Foto: padresehijos.com.mx).

Por YAMILA BERDAYE

Científicos del University College London, revelan por qué tenemos hipo y cómo este malestar es importante, especialmente para los bebés.

El estudio dice que el hipo es trascendental para el desarrollo cerebral en los pequeños, pues desencadena la actividad eléctrica en el cerebro y ayuda a regular la respiración.

La doctora Kimberley Whitehead, autora principal del estudio, dijo: “Las razones por las que tenemos esta contracción espasmódica no están del todo claras, pero puede haber una razón de desarrollo, dado que los fetos y los recién nacidos lo tienen con tanta frecuencia”.

Se cree que los bebés que nacen prematuros son particularmente propensos al hipo, ya que pueden pasar aproximadamente el uno por ciento de su tiempo o alrededor de 15 minutos al día, con él.

La investigación incluyó a recién nacidos en una sala de neonatología que tuvieron ataques de hipo. Estos bebés eran prematuros, por lo que su desarrollo podría reflejar lo que es típico en el último trimestre del embarazo. Su actividad cerebral se registró con electrodos EEG (electroencefalografía) colocados en el cuero cabelludo, mientras que los sensores de movimiento en los torsos de los bebés proporcionaron un registro vinculado a la posesión del hipo.

Asimismo, los investigadores descubrieron que las contracciones del músculo del diafragma a causa de este movimiento provocaron una respuesta pronunciada en la corteza cerebral: dos grandes ondas seguidas por una tercera.

Como la tercera onda es similar a la provocada por un ruido, el cerebro de un bebé recién nacido podría entonces vincular el sonido al hipo.

Kimberley Whitehead dijo: “Nuestros hallazgos nos han llevado a preguntarnos si el hipo en los adultos, que parece ser principalmente una molestia, puede de hecho ser un reflejo […], sobrante de la infancia cuando tenía una función importante”.

Los detonantes más frecuentes del hipo son: Ingerir bebidas con gas, tomar demasiado alcohol, comer abundante, agitación o estrés emocional, cambios bruscos de temperatura. También tragar aire cuando se mascan chicles o chupar caramelos.

Igualmente, se cree que la música ayuda a desarrollar el cerebro de bebés prematuros, sobre todo la compuesta para pequeñines la cual puede ayudar a fortalecer el desarrollo de sus redes cerebrales y a limitar en algo retrasos del desarrollo neurológico, según un reciente estudio.

Un equipo de investigación universitario UNIGE y hospitales docentes de Ginebra, Suiza, revelan que las redes neuronales de bebés prematuros que han escuchado música, y en particular la involucrada con muchas funciones sensoriales-cognitivas, se desarrollan mucho mejor.

Los bebés prematuros en todo el mundo se enfrentan a grandes problemas. La gran mayoría sobrevive, sin embargo, algunos pueden desarrollar trastornos neurológicos, incluidas dificultades de aprendizaje, atención o emocionales.

“Al nacer, los cerebros de estos bebés aún son inmaduros. Por lo tanto, el desarrollo del cerebro debe continuar en la unidad de cuidados intensivos, en una incubadora. Estas son condiciones muy diferentes a las de si aún estuvieran en el vientre de su madre”, explica Petra Hüppi, profesora de la UNIGE.

Explican los médicos que los déficits neuronales de los bebés prematuros se deben –al menos en parte– a estímulos inesperados y estresantes, su entorno debe enriquecerse introduciendo y estructurando estímulos de acuerdo a su condición. Como el sistema auditivo es funcional desde el principio, la música puede ser una valiosa opción.

Así, el equipo de investigación estructuró el día de los bebés con estímulos agradables en los momentos apropiados: una música para acompañar su despertar, otra para acompañar su sueño y para interactuar durante las fases del despertar.

Para elegir instrumentos adecuados, un músico tocó muchos de ellos, en presencia de una enfermera especializada. El instrumento que generó más reacciones fue la flauta. Los bebés muy agitados se calmaron casi instantáneamente, pues su atención fue atraída por la música.

Sin música, los pequeños generalmente tenían una conectividad funcional más pobre entre las áreas del cerebro que los bebés que nacieron en condiciones favorables, lo que confirma el efecto negativo de la prematuridad. En cuidados intensivos, los prematuros se sienten abrumados por estímulos no relacionados con su condición: puertas que se abren y se cierran o el sonido de alarmas.

A diferencia de un bebé en el útero, el cual ajusta su ritmo al de su madre, se piensa que el prematuro difícilmente puede desarrollar el vínculo entre el significado de un estímulo en un contexto específico. Por ello, las redes neuronales de los que escucharon música mejoraron significativamente. Y, finalmente, esto resultó en una organización de redes cerebrales más similar a la de los bebés de nacimiento favorable.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye