1
Publicado el 15 Julio, 2020 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Flor que sigue al sol

Sobre los girasoles y sus curiosidades, indaga Martha Gómez, de La Habana
Flor que sigue al sol

Alude al amor y la admiración, pero también a la felicidad, vitalidad, positivismo y energía. (Foto: steemit.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Su nombre científico: Helianthus annuus y procede de la palabra griega helios para sol y anthus que significa flor. Cada girasol está hecho de miles de pequeñas flores llamadas florecillas. Los pétalos amarillos y los centros marrones difusos son en realidad flores individuales, se cree que hasta 2 000 pueden formar la clásica floración de girasol.

La mayoría de las personas sabe que los girasoles son amarillos; sin embargo, el pigmento de un girasol no se detiene allí, ellos pueden ser también rojos, morados, blancos y color rosa.

Existe el girasol gigante americano, de los más altos, incluso sus caras pueden alcanzar las 12 pulgadas de ancho. Explican los especialistas que los de color rojo pueden ser similares a las margaritas que a menudo nacen de los amarillos.

Un girasol púrpura común es el Chianti Hybrid, con pétalos rojo profundo y oscuro que algunos clasifican como morados. Esta planta puede crecer hasta cinco pies y no tiene polen, por lo que es buena para cortar. No solo podemos encontrar pétalos de diferentes colores, sino que también sus centros varían en diferentes tonos.

Esta flor tiene numerosos significados y símbolos. Algunos se remontan a la mitología griega, que cuenta la historia de una joven ninfa del agua llamada Clytie –hija del dios Océano y de la diosa del mar Tetis (Titanide)–, se enamoró locamente del dios de la luz y del sol Apolo, tal era su amor que todos los días seguía su recorrido desde que salía de su palacio por la mañana, hasta que llegaba al atardecer por el oeste. Día tras día, seguía los pasos de su amado con los ojos llenos de amor, hasta tal punto, que comenzó a olvidarse de comer y de beber. Poco a poco, Clytie comenzó a echar raíces hasta acabar convertida en un girasol.

Este mito remarca el significado de lealtad de esta flor, ya que el amor de Clytie hacia Apolo no se acabará nunca, al menos no mientras que haya girasoles sobre la tierra, que sigan mirando al sol.

La planta necesita mucho del astro rey y sigue los movimientos de este a través del cielo de este a oeste, fenómeno que se conoce como heliotropismo.

En un estudio realizado por la revista ScienceMag, los científicos revelan que los girasoles tienen ritmos circadianos, que promueven este comportamiento. La cara de un joven girasol sigue al sol desde el amanecer hasta el atardecer todos los días y repite el ciclo hasta la madurez.

A medida que esta flor alcanza la adultez, sus relojes internos comienzan a disminuir hasta que terminan por completo el comportamiento del heliotropismo. Este proceso no los daña.

Un estudio de la citada revista reveló que los girasoles maduros se enfrentan más hacia el oriente por un par de razones diferentes: pueden atraer hasta cinco veces más polinizadores porque se calientan más rápido que las plantas orientadas hacia el oeste. Se enardecen de manera más productiva cuando miran hacia el este.

Esta planta herbácea de la familia de las asteráceas es originaria de Norteamérica y Centroamérica. Igualmente, se sabe que nativos estadounidenses desarrollaron la planta como fuente de alimento. Según un informe de la Universidad de Arizona, se cree que su cultivo comenzó hace más de 8 000 años.

Sin embargo, hay evidencia de que fue descubierto en Tabasco, México, en el sitio de excavación de San Andrés alrededor del año 2600 a.n.e.

El jardinero Hans-Peter Schiffer, de la ciudad de Karst en Nordrhein Westfalen, Alemania, ha superado sus habilidades de cultivo de girasol con una enorme planta de 9.17 metros, con lo que mantiene su récord de cultivo: en el año 2009 (8.03 metros), 2012 (8.23 metros) y en 2013 (8.75 metros). Es un orgulloso jardinero, que contactó a Guinness World Records el año pasado para informar al equipo de administración de registros, que sus enormes flores están creciendo muy alto. “Algunos girasoles ya son tan increíblemente altos que podría ser muy posible obtener uno más alto”, explicó. “Yo estoy muy feliz”.

También, tiene un papel importante en la cocina porque sus semillas son ricas en proteínas casi tanto como la carne; se pueden comer crudas, secas y fritas. De hecho el aceite se hace de dos tipos de semilla: las negras pequeñas con la cual se desarrolla el aceite de alta calidad y las grandes semillas grisáceo-negras con rayas blancas que se emplean para fabricar el más común. Sus pétalos se pueden utilizar para la preparación de vino. Ah, y las semillas aportan vitamina A, también del grupo B, E, y poseen calcio más fósforo.

Del mismo modo es reconocida su presencia en el campo del arte. Por ejemplo, en algunas obras del pintor Vicent Van Gogh, quien cambió la forma en que la gente veía la belleza de una flor. Algunos artistas fueron influenciados por él, como Diego Rivera, que incorporó girasoles en varias de sus pinturas.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye