1
Publicado el 17 Noviembre, 2020 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Oruga: se mira… pero no se toca

Los llamativos colores de algunas orugas procuran disuadir a sus depredadores sobre las peligrosas consecuencias de convertirlas en su alimento, interés de Alfredo Larrinaga, de Camagüey

El interesante mundo de las orugasA cargo de YAMILA BERDAYE

Estas larvas de insectos –incluidas las mariposas diurnas y nocturnas–, son blandas y cilíndricas, carentes de protección dérmica, condición que las hace, además de apetitosas, muy vulnerables a los ataques de sus enemigos.

Pero como natura protege de algún modo hasta a los aparentemente más indefensos, las orugas –pertenecientes al orden de los Lepidópteros– amenazan a quienes pretenden devorarlas con componentes tóxicos, que pueden estar integrados en sus fluidos corporales o aparecer impregnados en sus pelos o apéndices externos.

No obstante, tal sistema defensivo podría resultar ineficaz si los depredadores no fuesen disuasivamente advertidos antes de pretender devorar a la presunta presa.

Se afirma en las fuentes consultadas que a cualquier animal que engulla a un ejemplar de esta especie le quedará grabada para siempre en su memoria una experiencia tan penosa que probablemente jamás volverá a incluirla en su menú del día.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye