0
Publicado el 14 Septiembre, 2021 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Evolución constante

Por qué algunas personas nacen con una arteria de más, interrogante de Eddy Alfonso, de Mayabeque
Compartir
arteria antebrazo

La aparición de una tercera arteria en el antebrazo del hombre es muestra de la evolución. (larepublica.pe)

A cargo de YAMILA BERDAYE

De la misma forma que el coxis es un remanente de lo que alguna vez fue una cola y también tenemos un tercer molar, conocido como muela del juicio, no es menos cierto que el cuerpo humano se mantiene en evolución.

Un grupo de científicos de la Universidad de Flinders, en Australia, descubrieron que uno de los procesos más acelerados del progreso humano en la actualidad es la aparición de una arteria extra en el antebrazo.
Se trata de la arteria mediana, “el vaso principal que suministra sangre al antebrazo y la mano cuando se forma por primera vez en el útero de la madre, pero desaparece una vez que se desarrollan las dos arterias que se ven en los adultos”.

Actualmente, los libros de anatomía humana explican que la arteria mediana desaparece durante la gestación y dando lugar a la radial y cubital; sin embargo, recientes investigaciones revelan que un porcentaje cada vez mayor de la población mundial la conserva: Los científicos aseguran que la tercera arteria se trata de un ejemplo perfecto de microevolución y confían en que esta tendencia permanecerá en los recién nacidos durante los próximos 80 años, cuando se volverá regla en el brazo humano aproximadamente para el año 2100.

Lejos de causar problemas, poseer la arteria mediana aumenta el suministro de sangre en general y se puede utilizar como reemplazo en procedimientos quirúrgicos en otras partes del cuerpo.
Y aunque los primeros casos estudiados del surgimiento de la arteria mediana datan del siglo XVIII, los autores del estudio creen que los humanos están evolucionando a un ritmo más rápido en el presente que en los últimos 250 años.

“Desde el siglo XVIII los anatomistas han estudiado la prevalencia de esta arteria en adultos y nuestro estudio muestra que está aumentando cada vez más. La prevalencia fue de alrededor del 10 por ciento en las personas nacidas a mediados de la década de 1880 en comparación con el 30 por ciento de las nacidas a finales del siglo XX, por lo que se trata de un aumento significativo en un período bastante breve en términos evolutivos”, explican en un comunicado los investigadores.

Aunque aún hacen falta más estudios para saber con precisión los fenómenos que están provocando esta aceleración en la evolución humana, los autores del estudio consideran que tanto las mutaciones de genes involucrados en el desarrollo de la arteria mediana, como algunos problemas de salud en las madres durante el embarazo, pueden estar involucrados con la prevalencia de la tercera arteria al final del desarrollo embrionario.

Compartir

Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye