0
Publicado el 8 Mayo, 2017 por ACN en Medio ambiente
 
 

Aguaceros de mayo y migraciones de cangrejos

radio26.cu

Luz María Martínez Zelada

Santa Clara,  may (ACN)  Las lluvias y descargas eléctricas de primavera irrumpen con superior fuerza en mayo y avisan a los cangrejos sobre la etapa del desove y la urgencia de dirigirse al mar para liberar sus larvas, una verdadera invasión en muchas zonas costeras del norte y sur de Cuba.

El crustáceo marcha hacia las azules aguas en un peligroso viaje y del cual debe regresar, después, en busca de sus hogares en tierra firme, viajes en los cuales, muchos pierden la vida bajo los neumáticos de los carros o van a parar a las cazuelas de pobladores de los litorales.

Amén de un llamado de atención para cuidar la reproducción de esos animales en la Isla, este momento se vuelve característico de muchas provincias, como las de Pinar del Río, Villa Clara, Matanzas, Ciego de Avila y Santiago de Cuba.

En algunos sitios se crearon festivales del cangrejo, mientras en otros el movimiento de los crustáceos se espera de manera tan natural y propia, como las lluvias de mayo.

Los pobladores de Isabela de Sagua y Caibarién, en el territorio villaclareño, se llaman a sí mismos cangrejeros, apodo que surge de la convivencia con esos  animales de grandes muelas, cuerpo aplanado y oval, cubierto por un caparazón, con patas delanteras terminadas en pinzas.

Así de importantes resultan, que una gran escultura de estos decápodos da la bienvenida a los visitantes a Caibarién, pieza  hecha de hormigón armado sobre un montículo de rocas, realizada por Florencio Gelabert Pérez, destacado exponente de la plástica cubana, nacido en la localidad.

Durante la etapa de lluvia, en el horario nocturno, resulta habitual ver a esos crustaceos deambular por calles y aceras de las urbanidades y entrar en los hogares, donde existen variadas y deliciosas recetas para hacer que paguen cara su osadía.


ACN

 
ACN