0
Publicado el 27 Agosto, 2017 por ACN en Medio ambiente
 
 

La sequía continúa castigando a Guantánamo

Guantánamo, 27 ago (ACN) La escasez de lluvias en las cuencas de los ríos que abastecen a sus embalses, y el progresivo descenso del nivel de estos, sitúa a la provincia de Guantánamo en una encrucijada para garantizar el agua a la población y los cultivos.

En comparación con inicios de año, en que el volumen embalsado ascendía a 140 millones 298 mil metros cúbicos (m3), esas obras han visto mermar su contenido en casi 30 millones de m3, de acuerdo con el parte emitido por la Dirección Provincial de Recursos Hidráulicos (RH).

En consecuencia, el porcentaje de llenado bajó del 45,76 por ciento, a apenas el 32 por ciento.

Esta media solo la superan en el territorio cubano más al Este de La Habana las presas Los Asientos y Pozo Azul (ambas en el valle de Caujerí), Faustino Pérez (abastecedora de esta ciudad) y muy levemente (34,38 por ciento) Jaibo, la segunda mayor del territorio.

La de mayor capacidad de almacenamiento (La Yaya, concebida para 160 millones), se adentró en el llamado volumen muerto, y para suministrar agua al sur de la ciudad, RH instala una conductora que toma las aguas de la estación Bano, ubicada en el extremo opuesto de la sexta urbe más poblada de Cuba.

En lo que va de agosto, comprendido en el llamado período húmedo, las lluvias se comportan a el 31 por ciento, y el acumulado del año dista de ser muy favorecedor, puesto que solo es un 25 por ciento más alto que la del mes, tribulaciones a la que se suma la depresión de las fuentes de agua subterránea.

Especialistas de RH y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), coinciden en que el enfrentamiento a la sequía es una tarea multidisciplinaria e impostergable, y reconocen a Guantánamo como una de las provincias con mejores resultados en la adaptación al cambio climático.

Aunque el territorio más oriental del archipiélago no es el más afectado por ese fenómeno natural, se prepara para afrontar un período de seca prolongado, con inversiones de las cuales constituye un paradigma la planta potabilizadora del acueducto de Baracoa, actualmente en explotación.

Variantes para atenuar los efectos de la sequía analizan, junto a Recursos Hidráulicos y el CITMA, las sociedades de ingeniería hidráulica, y de las Geociencias y la Química, ambas pertenecientes a la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción en la provincia.


ACN

 
ACN