0
Publicado el 7 Agosto, 2017 por ACN en Medio ambiente
 
 

Tarea Vida: por el futuro de Cuba y el mundo

Con cinco acciones estratégicas y once tareas, encaminadas a enfrentar las afectaciones en las zonas vulnerables, se presenta este proyecto integral en el cual se identifican zonas y lugares priorizados, y que incluye asegurar e implementar una base jurídica que contempla la actualización de la Ley 81 del Medio Ambiente y un nuevo decreto para la protección de las zonas costeras
Tarea Vida: por el futuro de Cuba y el mundo.

Detalles de la terminación del tramo del malecón habanero correspondiente a la Alameda de Paula. (Foto: habanaradio.cu).

Por TANIA RENDÓN PORTELLES

Más que palabras, el futuro amerita acciones desde el presente, convicción que Cuba hace realidad no solo por este país, sino también por el mundo, lo que se valida en Tarea Vida, Plan de Estado para el enfrentamiento climático y que está inspirado en el pensamiento del Comandante en Jefe Fidel Castro.

La estrategia, aprobada el 25 de abril de este año por el Consejo de Ministros, requerirá para su implementación de inversiones progresivas con ejecución a corto (año 2020), mediano (2030), largo (2050) y muy largo (2100) plazos.

Con cinco acciones estratégicas y once tareas, encaminadas a enfrentar las afectaciones en las zonas vulnerables, se presenta este proyecto integral en el cual se identifican zonas y lugares priorizados, y que incluye asegurar e implementar una base jurídica que contempla la actualización de la Ley 81 del Medio Ambiente y un nuevo decreto para la protección de las zonas costeras.

Myrta Kaulard, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba, reconoció recientemente en la provincia de Sancti Spíritus los avances de la Mayor de las Antillas en el enfrentamiento y adaptación a los retos medioambientales.

Kaulard señaló que la Isla tuvo amplia participación en la preparación y negociación de la Agenda de Desarrollo 2030 y el Acuerdo de París, instrumentos de elevado valor con vistas al trabajo futuro de la comunidad mundial.

Comentó además que en el ámbito de las relaciones de la Organización de las Naciones Unidas y las instituciones cubanas se prioriza la atención a los desafíos medioambientales y el cambio climático; en tanto, afirmó que la Antilla Mayor se empeña en lograr una articulación bien fuerte entre esas dimensiones y las prioridades económicas y sociales.

Y es que aunque Cuba es un pequeño país insular con muy bajos niveles de emisiones se compromete en serio para combatir el desafío global en este sentido, puntualizó la coordinadora residente.

 

Es así que este Plan de Estado, que constituye una prioridad y responsabilidad de Cuba con el presente y las futuras generaciones, es una excelente guía para el cuidado armonioso de las playas, los ríos, las tierras y las vidas humanas.

A disposición de los maestros y el sistema educacional se pone esta información, para que se preparen materiales didácticos que enseñen a niños, adolescentes y jóvenes a participar activamente en la salvación de la especie humana, si se tiene en cuenta que para el caso de Cuba la sobreelevación del nivel del mar se erige como la amenaza fundamental.

Como una decisión muy oportuna, que recoge los esfuerzos y las medidas de especialistas para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático y múltiples estudios científicos efectuados en la nación, puede ser catalogada Tarea Vida, la cual se concentrará en 73 municipios, 63 asentamientos costeros y 10 no costeros.

Las acciones incluyen, según el plan, la recuperación integral a corto plazo de 35 playas arenosas de uso turístico y protección costera para el 2020 y otras 56 hacia el año 2050.

Igualmente, la siembra y recuperación de tres mil 157 hectáreas de mangle y de crestas de arrecife de coral, así como otros proyectos, entre ellos las obras del malecón habanero, la reubicación de instalaciones en la Bahía de La Habana, la construcción o mantenimiento de diques y obras complementarias para la protección de los acuíferos costeros en las provincias de Artemisa y Ciego de Ávila.

Este Plan tiene como antecedente las investigaciones acerca del cambio climático que inició la Academia de Ciencias de Cuba en 1991 y las cuales se intensificaron a partir de noviembre del 2004, luego de un exhaustivo análisis y debate sobre los impactos negativos causados por los huracanes Charley e Iván en el occidente cubano.

Asumirla como un proyecto que involucra a todos constituye el fin de Tarea Vida, ya que la iniciativa no es campaña o eslogan, sino acción por el futuro de Cuba y el mundo. (ACN).


ACN

 
ACN