0
Publicado el 13 Diciembre, 2017 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

Santiago de Cuba, adiós a la sequía y bienvenida al frío

En sus cinco siglos y dos años, la carencia de agua ha sido una de las angustias para los habitantes de esta ciudad. Ahora los embalses están al 90 por ciento de su capacidad y algunos vierten

prensa-latina.cu

Santiago de Cuba, 13 dic (PL) La buena nueva de que finaliza la sequía, esa que los atormentó en los años recientes, llega hoy a los santiagueros con temperaturas agradables en una tierra castigada también por el sol quemante y el sofoco consecuente.

Cuando los abrigos eran una prenda olvidada en los armarios, han salido de nuevo a la palestra con sus colores añadidos y acompañados en ocasiones por los de las sombrillas o paraguas que protegen de alguna que otra llovizna fina que cala los huesos.

La cifra del 90 por ciento de llenado de los nueve embalses y el consiguiente vertimiento de varios de ellos es una novedad que se recibe con agrado porque han sido largos los períodos de escasez, con alargados ciclos de distribución de agua que han sobrepasado la paciencia de los lugareños.

Aunque adentrados ya en la etapa seca, esa en la que apenas caen unos pocos aguaceros, esta situación da un respiro, sin olvidar la necesidad de un uso sensato del líquido habida cuenta de las veleidades del cambio climático y la previsible recurrencia de otras circunstancias de casi nulas precipitaciones.

Por lo pronto, la ciudad disfruta ambas coyunturas y sigue pendiente del frente frío en su despedida de la región oriental cubana, con temperaturas entre los 22 y 27 grados centígrados que son una bendición ante las agobiantes sufridas en meses anteriores, con promedios superiores a los 30 grados.

En los últimos años, la llegada de los siguientes 12 meses ha estado marcada por una crítica situación con el líquido almacenado, lo cual devenía un augurio terrible para esos tiempos por venir.

En sus cinco siglos y dos años, la carencia de agua ha sido una de las angustias para los habitantes de esta ciudad, favorecidos en años recientes con un acueducto prácticamente nuevo que sustituyó a viejos y deteriorados sistemas de equipos y tuberías, pero enfrentado a la carencia de ese recurso natural.

Por eso, para la despedida del 2017, se agradece la buena disponibilidad del líquido indispensable y este frío tímido que hace más grata la vida cotidiana.


Prensa Latina

 
Prensa Latina