0
Publicado el 21 Diciembre, 2017 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Sobrepoblación, ¿el problema más importante para la humanidad?

Una opinión científica bastante polémica acerca de temas muy controversiales y sin duda de la mayor importancia e interés para la superviviencia humana, también con nuetra "coletilla", y a la espera de los comentarios de nuestros lectores

mundo.sputniknews.com

La humanidad está a punto de desaparecer, pero no por las razones que se suelen considerar más amenazantes, aseguró a Sputnik el científico del Instituto de Problemas del Agua de la Academia Rusa de Ciencias Artiom Akshíntsev.

El investigador reveló el principal problema que enfrenta la humanidad y desmintió varios mitos populares en la actualidad sobre el medio ambiente.

“El problema ambiental más importante no es el desperdicio de plástico ni el calentamiento global. Es la sobrepoblación”, afirmó.

Según Akshíntsev, hay ecologistas y pensadores, incluyendo varios influyentes científicos de la organización pública internacional Club de Roma, que se ocupan de pronosticar el futuro de la humanidad.

Dichos investigadores crean modelos especiales para entender cuándo se llegará al punto crítico para nuestro planeta y, a su juicio, esto podría ocurrir en menos de 100 años.

“Se cree que cuando el número de habitantes de nuestro planeta llegue a los 12.000 millones habrá catástrofes globales”, explica el ecólogo. De momento ya se han superado los 7.500 millones de personas.

El investigador también ha desmentido algunos de los mitos ambientales más extendidos en la actualidad.

Calentamiento global

No hay calentamiento global, asegura el científico, pero sí se puede hablar de cambio climático cíclico.

“El clima cambia constantemente, vivimos en una era interglaciar. En la historia de la Tierra se han producido al menos ocho períodos glaciales serios. Es decir, es lógico suponer que habrá un noveno”, expone.

Multitud de fotos muestran el derretimiento de hielo en los polos y en algunos países el tiempo se ha vuelto más cálido, continúa Akshíntsev. Sin embargo, en su opinión, estamos hablando de procesos naturales.

“La temperatura de la Tierra depende en gran medida de los ciclos solares, de la actividad de los volcanes y de las emisiones de metano. Sin duda hay una influencia antropogénica, pero en términos porcentuales no es tan grande”, sostiene.

En los últimos 100 años, la humanidad ha tenido el mayor impacto negativo en el medio ambiente

El hombre comenzó a afectar negativamente a la naturaleza hace unos 50.000 años, es decir, cuando violó una de las leyes fundamentales de nuestro mundo, dice el ecologista, la ley del hábitat de la especie.

“Cuando dejamos nuestro hábitat original, comenzamos a destruir el ecosistema. De este modo, nuestra especie causó la desaparición de varias especies de seres vivos”, destaca.

Pero, según el ecólogo, argumentar que el hombre ha tenido el mayor impacto ambiental en los últimos 100 años es incorrecto. En las últimas décadas, como resultado del desarrollo tecnológico, la gente dispone de más instrumentos para afectar menos al medio ambiente, pero también se ha vuelto más reflexiva sobre su huella climática.

Islas de plástico en los océanos

No hay islas de basura como tales, asegura el científico. Sin embargo, sí hay manchas de desperdicios: los residuos plásticos se descomponen y se convierten en una sustancia gelatinosa.

El plástico en entornos extremos —como el agua salada— y bajo la influencia de la fuerte radiación ultravioleta del Sol comienza a descomponerse, explica el científico.

En el agua salada este proceso se produce rápidamente y el océano puede ‘digerir’ una botella de plástico en tan solo un año.

Hasta aquí lo que que publica Sputnik acerca de la respetable opinión de este científico, que si bien se rodea de cierta espectacularodad, no deja de ser un criterio más sobre el tema, coincidente o discrepante con otros muchos. Lo distintivo es que se aleja de una tendencia de opinión en relación con la influencia antropogénica, es decir del hombre, en el actual proceso de cambio climático, y por cierto que en eso coincide con las políticas más derechistas y reaccionarias, como la de la actual Administración estadounidense encabezada por el presidente Trump. Sin embargo su alerta sobre el crecimniento poblacional parece pertinente y, aunque no es precisamente su enfoque,  tiene que ver con otros que vinculan el tema, sobre todo, con el desorden en que se produce ese superpoblamiento humano, fundamentalmente en países que han sufrido y sufren la superexplotación colonial y neocolonial, y además cuando el inmenso potencial de desarrollo científico y técnico no está precisamente concentrado en procurar la supervivencia y felicidad humana sino en una loca carrera armamentista encaminada a perpetur la dominación y la explotación. Y que, de hecho, dígase lo que se diga, se está produciendo un dramático cambio de condiciones naturales de vida, con drásticas modificaciones del clima, elevación del nivel del mar y de la desetificación, escasez de agua y otro acuciantes problemas cuya solución no se están enfocando de una manera adecuadamente concertada y sabia -y no por falta de sabiduría-, sino sesgada por una cada vez más violenta y peligrosa pugna de intereses. Si cambios como los actuales ocurrieron en otros ciclos de la evolución del planeta hace millones o miles de años, cuando no había población humana, o esta no era aún significativamente numerosa, no es lo mismo que cuando cada vez somo más y necesitaríamos prever y aprovechar racionalmente casa recurso, que no es el caso, salvo excepciones. Fidel advirtió en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, que la especie humana está en peligro de extinción, y no estaba equivocado. Pero, en fin, también esta “coletilla” no es más que otra opinión, en este caso de nuestra Redacción, por cierto siempre abierta a los criterios de nuestros lectores; si lo desea exponga aquí mismo el suyo.

(Mundo Sputnik)

Olvida todo lo que sabes: este es el verdadero problema que nos destruirá


Redacción Digital

 
Redacción Digital