0
Publicado el 9 Febrero, 2018 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

El tomegrito, nueva ave cubana

El cruce entre una negrita y un tomeguín dio por resultado un ave igual al negrito en longitud y volumen, con pico intermedio. Conserva las cejas y la corbata naranja del tomeguín en un cuerpo negro y canta como sus progenitores, no de forma separada sino en una sola pieza

prensa-latina.cu

Matanzas, Cuba, 8 feb (PL) Como tomegrito fue bautizada un ave fruto del cruce entre el tomeguín de la tierra y el negrito, considerada por la Organización Ornitológica cubana la única existente en el país, se informó aquí.

‘Soy máster en Química y me he interesado siempre por el tema de la conservación de la fauna endémica’, expresó al semanario local Girón William Gómez Rodríguez, promotor y creador de esta novedosa especie.

‘Realicé una maestría que discutí en la Universidad de Matanzas (occidente) titulada: Estudio de la conducta cuando se reproduce en cautiverio del Melopyrrha nigra nigra, nombre científico del negrito, mascota de muchos cubanos por su canto melodioso’, comentó.

Gómez Rodríguez explicó que de la investigación surgió la idea de obtener un híbrido de las citadas especies y añadió: ‘La pareja que utilicé para el cruzamiento está formada por la negrita y el tomeguín como hembra y macho, respectivamente’.

Hace varios años que William no lograba ningún ave, pese a los enormes esfuerzos y, gracias a su constancia, nació una pareja, señaló su esposa Licett Álvarez, según la fuente.

Gómez Rodríguez, a quien jocosamente llaman ‘el biólogo por cuenta propia’, relató que la morfología de ambas voladoras determina la elección de la pareja, es decir, el tomeguín es más pequeño que la negrita, lo cual implica mayores posibilidades al realizar la cópula.

‘Se obtiene un ave igual al negrito en longitud y volumen, con pico intermedio. Conserva las cejas y la corbata naranja del tomeguín en un cuerpo negro. Canta como sus progenitores, no de forma separada sino en una sola pieza’, añadió.

El especialista señaló que resulta muy difícil obtener el híbrido, pues estadísticamente cada 14 huevos que pone la hembra solamente nace un pichón, acorde con el reporte de Girón.

Añadió que para lograr estos pájaros es necesario, primero, tener a sus padres en cautiverio, los que se crían juntos, pero separados de la influencia de tomeguines y negritos, para que la hembra reconozca su pareja en el macho de otra especie y viceversa.

El dúo de tomegritos obtuvo la condición de Gran Campeón en el último evento nacional de ornitología, premio mayor otorgado ante la imposibilidad de competir con el resto de las aves por su condición de ser únicos y endémicos, precisó la publicación.


Prensa Latina

 
Prensa Latina