1
Publicado el 12 Octubre, 2018 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Patas de lagartija y pánico en Hawái

Una lagartija, o más exactamente sus patas, siembran el pánico por error en Hawái ¿quién hacía las llamadas misteriosas?¿un fantasma? Una historia de la relación del mundo animal, la tecnología y las personas, con final feliz
Dedos de una para de salamandra/ Alma biológica

(Foto: Alma biológica)

Claire Simeone, una veterinaria y directora de un hospital de animales marítimos en el archipiélago estadounidense, recibió nueve llamadas desde un teléfono de su establecimiento. Todas las comunicaciones eran silenciosas, sin ningún indicio de quién estaba detrás.

Temiendo que una foca estuviera en peligro, fue corriendo a ver qué pasaba. Pero todo estaba tranquilo y no encontró la respuesta al enigma. Sin embargo, no paraban de llamar personas que aducían responder a varias comunicaciones perdidas del hospital veterinario.

Tras llamar a la compañía telefónica, le confirmaron que efectivamente un número considerable de llamadas había salido de la línea, pero no supieron darle una respuesta: podía tratarse de un error en un teléfono o del software de la centralita.

El servicio técnico le sugirió a la doctora que se fijara en todas las oficinas para identificar dónde se generaba el problema. En el interín, su móvil no paraba de recibir llamadas misteriosas. Así anduvo oficina por oficina hasta que dio con el ‘fantasma’ que estaba causando tanto revuelo.

No era un fantasma quien hacía las misteriosas llamadas

​”Había una lagartija sobre la pantalla táctil del teléfono, haciendo llamadas con sus pequeñas patas de lagartija. Este animalito me llamó 15 veces, a mí y a todos en nuestra lista de llamadas recientes”, dijo en Twitter Simeone.

El incidente, por lo pronto, no causó mayores problemas. Pero la usuaria prefiere mirar el vaso medio lleno y se regocija porque la situación insólita sirvió para que muchas personas supieran sobre la existencia de un hospital de focas. En conclusión, una historia de animales, tecnología y personas, con final feliz. ¿Tú qué opinas?

(En sputniknews.com)


Redacción Digital

 
Redacción Digital