0
Publicado el 11 Noviembre, 2018 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

Daños a la economía global por impacto climático crecen drásticamente

De 1998 a 2017, los países afectados por desastres notificaron daños materiales superiores a los 2,9 billones de dólares, de los cuales alrededor de 2,24 billones (77 por ciento), fueron a causa de eventos climáticos

Las pérdidas económicas directas por eventos climáticos extremos crecieron un 151 por ciento a escala global en apenas 20 años, aseguró Naciones Unidas a partir de las informaciones disponibles, aunque insuficientes todavía.De 1998 a 2017, los países afectados por desastres notificaron estragos materiales superiores a los 2,9 billones de dólares, de los cuales alrededor de 2,24 billones (77 por ciento), fueron a causa de eventos climáticos, informó la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (Unisdr).En el período también aumentó la frecuencia de huracanes, inundaciones, tormentas, terremotos y tsunamis, que provocaron la muerte a 1,3 millones de personas, mientras más de cuatro mil 400 millones resultaron heridas, perdieron sus hogares o necesitaron asistencia de emergencia.

Según el análisis, el porcentaje promedio anual de mermas económicas por desastres en relación con el Producto Interno Bruto continuó en ascenso y los niveles más altos correspondieron a países como Haití (17,5 por ciento), Puerto Rico (12,2), Honduras (siete), Cuba (4,6), El Salvador (4,2) y Nicaragua (3,6 por ciento).

Los perjuicios a causa de eventos climáticos extremos ‘son insostenibles y representan uno de los elementos limitantes principales para erradicar la pobreza’, opinó la representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres, Mami Mizutori.

A juicio de la experta, hace falta mejorar la captación de datos sobre el tema ‘si deseamos comprender mejor qué es lo que funciona cuando se trata de reducir pérdidas económicas, salvar vidas y medios de sustento, y gestionar el riesgo de desastres’.

En 2017 la temporada ciclónica en el Atlántico ocasionó severas afectaciones en el Caribe, sobre todo debido a los huracanes Irma y María. Tras ambos eventos, Dominica y las Islas Vírgenes Británica calcularon estragos equivalentes al 110 y 148 por ciento por ciento, respectivamente, de sus productos internos brutos.

El azote del Irma representó para Cuba más de 13 mil millones de dólares, según reportes del gobierno nacional que contemplaron los destrozos en viviendas, instalaciones de educación, salud, turismo, viales, redes eléctricas y de telecomunicaciones, diversos cultivos, así como en unidades pecuarias y avícolas. (PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina