0
Publicado el 2 Noviembre, 2018 por ACN en Medio ambiente
 
 

El petróleo que no llegó al río

Un derrame de hidrocarburo, de proporciones medias, exigió respuesta inmediata para restaurar el equilibrio ecológico de la venerada, por su belleza, bahía de Matanzas

Texto y fotos: BÁRBARA VASALLO VASALLO

(Servicio Especial de la ACN para BOHEMIA)

Brigadas de saneamiento retiran de forma manual los vestigios del vertimiento de crudo en la costa de la bahía de Matanzas.

Brigadas de saneamiento retiran de forma manual los vestigios del vertimiento de crudo en la costa de la bahía de Matanzas.

Fue noticia en los últimos días y se activó la alarma porque un derrame de petróleo en la bahía de Matanzas, la más profunda de Cuba, podría traer nefastas consecuencias para su ecosistema y el medio ambiente en general.

En la madrugada del 2 de octubre último, el buque Ocean Elegance concluía labores de descarga de hidrocarburos en el muelle número 1 de la Base de Supertanqueros de la Empresa Comercializadora de Combustible de Matanzas, y sufrió una avería que provocó un salidero del producto.

Primero el petróleo se derramó en el barco y de este, al mar, lo que inmediatamente activó el plan de aviso establecido en la empresa, según narró Lidia Rodríguez, directora general de la entidad, e iniciaron el trabajo de confinamiento del producto vertido.

En menos de 72 horas el derrame, de aproximadamente entre 50 y 70 metros cúbicos, estaba controlado porque trabajadores, especialistas y una brigada del Ejército Juvenil del Trabajo desplegaron 800 metros de barreras rígidas para aguas tranquilas desde tierra en las inmediaciones del muelle número 3 hasta la propela del buque atracado en el muelle número 1.

Un informe emitido por la Unidad de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en el territorio yumurino, expresa que teniendo en cuenta las corrientes marinas predominantes se ubicó también otra barrera para atrapar el combustible que sobrepasara la anterior, por la acción rompiente de las olas contra las rocas.

Acciones sin descanso

Mientras los que conocen de este fenómeno trabajaban de manera mecánica y manual con pailas, envases metálicos y el llamado skimmer en la extracción del hidrocarburo desparramado, integrados en brigadas de saneamiento, otros recorrían la bahía y atomizaban algunas áreas con el producto biodegradable Crystal Simple Green, sustancia tensoactiva acreditada por los organismos de inspección y control ambiental.

La limpieza del casco del Ocean Elegance no se hizo esperar, así como también las acciones entre la Unidad de Medio Ambiente, la dirección técnica de Cuba-Petróleo (Cupet), la Universidad de Matanzas y la Empresa Comercializadora de Combustible para la evaluación de las afectaciones y su magnitud.

Recorrer todas las playas del litoral sur de la rada hasta la barrera de Faro de Maya, fue otra de las acciones: había que “chocar” con la realidad.

Kirino Hernández Fundora, jefe de Operaciones de la Empresa Comercializadora de Combustible, superando el cansancio de las horas robadas al sueño, comentó cómo por la fuerza de la corriente llegó con más intensidad el petróleo hasta la llamada playa El Judío, que si bien no está apta para el baño, las personas desobedecen las instrucciones sanitarias e insisten en hacerlo. Inmediatamente, de forma manual, salieron a recolectar las manchas.

Emplazan hasta 800 metros de barreras para contener el derrame, en la bahía de Matanzas.

Emplazan hasta 800 metros de barreras para contener el derrame, en la bahía de Matanzas.

Además, el documento mencionado da cuenta de que la falta del equipamiento apropiado, así como la desfavorable situación hidrometeorológica, complicaron las labores y trajeron como resultado que una pequeña cantidad se escapara del área de sacrificio y llegara también a la playa El Tenis y en mucha menor medida, a las playas Allende, La Caridad-Bahía y Buey-Vaca.

No hubo arribo de partes de hidrocarburos ni a la playa El Mamey, el campismo Faro de Maya, El Coral y la barrera coralina del mismo nombre, la cual forma parte del área protegida refugio de fauna Albuferas de Maya.

En poco tiempo también limpiaron con el producto biodegradable las rocas de la costa y apenas si quedó vestigio del incidente.

Valuación del Citma y otros organismos

Ángel Alfonso, jefe de la Unidad de Medio Ambiente del Citma, además de involucrarse personalmente en la evaluación de los posibles daños, mantuvo a la prensa informada del suceso, y como buen especialista concuerda en que no se puede dejar para después un asunto como este, máxime cuando por falta de información, el rumor puede sobredimensionar lo que realmente ocurrió.

Las conclusiones del informe preliminar de daños a bienes y servicios ecosistémicos de la bahía de Matanzas por derrame de hidrocarburos por avería en la Base de Supertanqueros de la Empresa Comercializadora de Combustible, al cual tuvo acceso la ACN, clasifica el accidente como un derrame mediano, de acuerdo con el volumen de crudo que se vertió y que se “extendió hacia algunas playas de la rada, por la inexistencia de barreras flotantes adecuadas para el enfrentamiento a un evento de esta naturaleza, en un accidente geográfico con las características batimétricas (gran profundidad) y de fuertes corrientes que posee la bahía”.

Los expertos consideran en la evaluación ambiental preliminar de los impactos, que se identificaron como los ecosistemas más afectados el sector costero-marino de la bahía localizada frente a la terraza rocosa, entre los muelles 2 y 3 de la base de supertanqueros y las playas El Judío y El Tenis.

La pesca no sufrió afectación alguna, incluyendo los camarones, que al decir de Alfonso es una especie muy vulnerable ante cualquier anomalía en las aguas donde habita.

En pocas horas los muelles 2 y 3 estuvieron operativos y poco después entró en actividad el número 1, donde ocurrió el incidente.

En pocas horas los muelles 2 y 3 estuvieron operativos y poco después entró en actividad el número 1, donde ocurrió el incidente.

También reconoce el mencionado informe el trabajo en equipo que permitió rápidamente enfrentar el derrame de hidrocarburo en la zona de los muelles. En pocas horas los muelles 2 y 3 estuvieron operativos y poco después entró en actividad el número 1, donde ocurrió el incidente.

Algunos detalles que deben conocerse

La Empresa Comercializadora de Combustibles de la provincia de Matanzas, que pertenece al Ministerio de Energía y Minas, se ubica en la zona industrial de la ciudad cabecera del territorio, en el litoral oeste de la bahía.

Su objeto social es comercializar diferentes tipos de hidrocarburos de la Unión Cupet, por vía marítima, oleoductos y transporte terrestre. Es el sitio por donde se trasiega la mayor cantidad de crudo en el país.

La bahía, en la costa norte de Cuba, es amplia y abierta y destaca por su profundidad (600-700 metros). En ella desembocan los ríos Yumurí, San Juan, Buey-Vaca y Canímar, y según consideran los expertos, es muy significativa la interconexión de estas cuencas fluviales con la rada, que vistos a escala regional, conforman un gran sistema terrestre-costero marino.

Aunque, parafraseando un antiguo dicho, “el petróleo no llegó al río”, el informe de las entidades involucradas considera que debe continuar la vigilancia en las playas para detectar posibles afectaciones por el hidrocarburo que pudiera acercarse a la costa cuando arriben frentes fríos o fuertes oleajes.

Lidia, la directora-ingeniera, quien estuvo todo el tiempo al frente de las operaciones sin perder un solo detalle, consideró que el incidente devino un verdadero ejercicio y demostró la rapidez y preparación del personal para enfrentar situaciones como estas, a pesar de que por primera vez se enfrentaban a un derrame de hidrocarburo mientras operaban un buque.

Hoy la bahía, otrora Guanima, bautizada por Pánfilo de Narváez como la de “La Matanzas” por el acto de rebeldía aborigen en el lugar, luce espléndida con sus tonalidades de azul.

Las familias acuden en las tardes a bañarse en las cálidas aguas de sus playas, y los pescadores ponen todo su empeño para ver qué pez “pica” desde las mansas aguas de la rada profunda.


ACN

 
ACN