0
Publicado el 4 Enero, 2019 por Delia Reyes Garcia en Medio ambiente
 
 

AGRONOMÍA

Buena sombra de cobija

Nuevas tecnologías favorecen la vitalidad de los cafetales en el oriente cubano

 

Por DELIA REYES GARCÍA 

Fotos: MARTHA VECINO ULLOA

Los ingenieros agrónomos Dayami Vildrés Balbán y Yoandri Guerra de la Rosa están absortos en la multiplicación in vitro del café, mientras Odalys Hernández Rodríguez, auxiliar de investigación, se encarga de llenar las bandejas con las semillas. Ellos trabajan en el nuevo laboratorio de Biotecnología, perteneciente a la Unidad Científico-Técnica de Base (UCTB) Tercer Frente, en el municipio de igual nombre de la provincia de Santiago de Cuba.

“Con esta moderna tecnología se obtuvieron 90 000 microplantas, además de las 60 000 posturas que logramos de manera tradicional en el área externa de producción del cultivo. Eso nos permitió sembrar más de medio centenar de hectáreas durante la campaña cafetalera 2017-2018”, explica el máster Felipe Martínez Suárez, director de la UCTB, adscrita al Instituto Nacional Agroforestal (INAF).

En el laboratorio, a la yema del café de la variedad robusta, resistente a la roya y otras enfermedades, se le coloca una de arábica de alta productividad y calidad que cumple los indicadores para la exportación. “Antes nadie quería este tipo de posturas, ahora no damos abasto. Ya tenemos en el territorio 26 centros de injerto y queremos llegar a 36”, precisa Martínez Suárez.

Felipe Martínez Suárez, director de la UCTB, asegura que evaluarán definitivamente la efectividad de los proyectos en 2020, cuando los cafetales produzcan en su totalidad.

Felipe Martínez Suárez, director de la UCTB, asegura que evaluarán definitivamente la efectividad de los proyectos en 2020, cuando los cafetales produzcan en su totalidad.

En el vivero externo de la UCTB realizan la siembra en tubeta, otra novedosa técnica que ahorra recursos al disminuir la cantidad de sustrato a los cepellones y facilitar la transportación hacia los productores, argumenta Iraida Espinosa Álvarez, encargada del lugar.

Estos adelantos tecnológicos, en buena medida, se han logrado gracias a la pericia de Martínez Suárez para encontrar fuentes de financiamiento que le devuelvan la lozanía al centro de investigaciones y a los cafetales de la provincia.

Aterrizando sueños

El director de la UCTB de Tercer Frente se cuela por el hueco de una aguja cuando se trata de impulsar el desarrollo cafetalero en las serranías. No es casual entonces que haya logrado apoyo de la Agencia de Cooperación Italiana y de la Academia de Ciencias de Vietnam.

“Actualmente estamos trabajando en varios proyectos para la sostenibilidad de las plantaciones. Uno es con Italia, por un valor de dos millones de dólares. Anteriormente tuvimos otro, de casi un millón, y se compraron 61 viveros tecnificados que incluían estructura metálica, techado, sistema de riego y equipo de bombeo. Ya están ubicados en las bases productivas, ningún cafetalero soñó tener un vivero así”, asegura Martínez Suárez.

El otro proyecto, con Vietnam, es intergubernamental, asciende a tres millones de dólares y lo están implementando en la Unidad Básica de Producción Campesina (UBPC) La Silla; la CPA Renato Guitart, en el poblado La Manuela, y en Guisa.

Demostración de injerto tradicional.

Demostración de injerto tradicional.

“Con ese financiamiento se compraron tractores, arados, cultivadoras, sistemas de riego, implementos de fumigación, motosierras y una industria completa de beneficio”, enumera.

Según el director, las plantaciones de café en Cuba duran unos 13 años, mientras las vietnamitas duplican ese tiempo. Por eso, asimilan la tecnología de siembra, un modelo de plantación intensiva y sostenible que mejora la estructura y la fertilidad del suelo, aprovecha el espacio al intercalar otros cultivos de ciclo corto para satisfacer las demandas locales, y recupera en menor tiempo los gastos del productor.

“Esta tecnología lleva riego por aspersión, fertilización y un adecuado manejo de las plantaciones, y los rendimientos estimados son notables”, indica.

Iraida Espinosa Álvarez muestra el vigor que alcanzan las posturas sembradas en tubetas.

Iraida Espinosa Álvarez muestra el vigor que alcanzan las posturas sembradas en tubetas.

A pie de surco

Los campesinos de la UBPC La Silla, de Tercer Frente, están abiertos a las novedades que impulsa la UCTB y a los beneficios que reportan los proyectos de colaboración, asegura su presidente Antonio Infante Ramírez.

Bajo la sombra de los arbustos, en una de las fincas destinadas al proyecto con Vietnam, el responsable de la UBPC comenta que cuentan con un fondo de tierra de 120 hectáreas, la mayor parte dedicada al cultivo del aromático grano.

“Esta finca -agrega- tiene cinco hectáreas con siembras nuevas, en las que intercalamos piñón y aguacate para dar sombra. Los arbustos vienen creciendo con vigor. A plena capacidad obtendremos unas 1 500 latas de café, el doble de lo que recogíamos antes. Ya hemos cosechado aquí frijoles, yuca, habichuelas y plátano”.

Mientras los productores comienzan a ver los primeros frutos de los proyectos de colaboración, el director del centro de investigaciones persiste en la búsqueda de más financiamiento para el café en las cordilleras del oriente.


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia