0
Publicado el 11 Enero, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Medio ambiente
 
 

Desarrollo en China: Un abrazo de acero

Diseñado a prueba de terremotos y tifones, y pensado para durar 120 años, un superpuente muestra el desarrollo del país asiático en la construcción de viales
Se trata de una obra faraónica, de 55 kilómetros sobre el mar de China. (xinhua.net)

Se trata de una obra faraónica, de 55 kilómetros sobre el mar de China. (xinhua.net)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Con una colosal capacidad de enlazar ciudades, China ocupa el segundo lugar del mundo en materia de carreteras y puentes. Al gigante asiático se le da bien escalar estadísticas en su vertiginoso desarrollo. Antes de 1949 el pueblo era sumamente atrasado y explotado, afrontaba las más elementales necesidades. En cambio, hoy, tras recorrer diversas etapas de su socialismo, luce un encomiable progreso.

La República Popular China (RPCH) aspira a un continuado proceso de elevación del nivel de vida de su población. Para el éxito de dicha meta son también imprescindibles las acciones constructivas de viales e infraestructuras, con senderos rápidos y seguros. El comercio y el turismo son sus principales beneficiarios, al igual que los cientos de miles de personas inmersas en esas actividades económicas.

En el mes de octubre del año 2018 se inauguró una singular obra de ingeniería, que ha dado de qué hablar a muchos, tanto simpatizantes como detractores: el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao, de 55 kilómetros. Y aunque su verdadera significación no está dada por su exclusividad, al ser el más largo del orbe sobre el mar, sobrecoge y asombra avistarlo incluso desde alguna plataforma digital de internet. Sin embargo, este viaducto no es la excepción, sino la regla, la cual se repite por la sencilla razón de que China, en casi todo lo que hace, combina utilidad con belleza.

El día de su inauguración los hongkoneses salieron a recorrerlo con júbilo. (diariodelpueblo.com)

El día de su inauguración los hongkoneses salieron a recorrerlo con júbilo. (diariodelpueblo.com)

Historias de otros puentes

Suspendido a 260 metros sobre el suelo, el puente del Gran Cañón de Zhangjiajie en una primera impresión produce algo de miedo. Sí, porque quisieron los proyectistas que los visitantes se sintieran parte del entorno al edificar en vidrio (120 paneles en ese material) sus seis metros de anchura en una pasarela de 430 metros de longitud total.  Esta innegable pieza artística atrae sobremanera a los millones de turistas deseosos de respirar el aire puro, llegado del muy cercano parque forestal.

Otro “primo hermano” es el puente más alto del mundo: el de Siduhe, que en una longitud colgante de 1 220 metros hace transitable su paso por el fértil valle de Sidu. Tampoco es posible descartar de los récords en elevación, para la RPCH y el orbe, el viaducto ferroviario Beipanjiang, con 275 metros de altura, por donde transitan mercancías y servicios imprescindibles para un feliz desenvolvimiento de la cotidianidad.

La corona para el puente más extenso del planeta también pertenece a la RPCH con la conexión Danyang-Kungshan, de 168 kilómetros de longitud. Su real impronta radica en su línea de alta velocidad Beijing-Shanghái, las dos urbes por excelencia de las que tan orgulloso están los habitantes del país.

Trascendiendo una simbología

Cuando se quiere subrayar el avance de una relación o un convenio se dice que las partes han tendido puentes. En otras palabras, esas estructuras adquieren elevado simbolismo precisamente porque en el tránsito de un lado a otro se adquieren experiencias, se acercan posiciones, se incursiona por paisajes, y se tejen destinos.

Los puentes emergieron de la naturaleza como resultado del azar; una rama caída de un árbol sirvió para vadear el río y llegar intactos a la otra orilla. Ya con el desarrollo de una inteligencia más asociativa y elaborada, el hombre empezó a proyectar acciones para modificar el entorno en espacios habitables de acuerdo con sus requerimientos.

Esas construcciones siempre han provocado arrobamiento, por su impacto visual. Muchos han sido sus cantores. José Martí, testigo de excepción, en 1883 relató cómo se fue levantando poco a poco el puente neoyorkino de Brooklyn, del que escribió: “…como brazo ponderoso de la mente humana, la magna estructura. Ya no se abren fosos hondos en torno de almenadas fortalezas, sino se abrazan con brazos de acero, las ciudades…”.

Y precisamente de un acto de cobijo puede calificarse la más reciente obra ingeniera de la RPCH. El presidente Xi Jinping, en octubre de 2018, en gesto amigable acercó pueblos y urbes con su escueta sentencia “declaro oficialmente abierto el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao”.

El “obstáculo” natural sorteado es el ancho y venturoso mar que, lejos de sernos ajeno, se nos achica en distancia. No obstante esta circunstancia, los proyectistas y constructores jugaron un tanto con el público al hacer desaparecer (por un tramo de 6.7 kilómetros) la enorme mole en un túnel subterráneo, y hasta parece que la masa de agua salada se lo embebe. Efectivamente, el que lo mira o lo cruza deberá enfrentar un sobresalto, porque tal pareciera que se acaba el camino. Pero no, a través de dos islas artificiales, ese particular tramo desemboca luego en Hong Kong, en acceso a su terminal aeroportuaria.

El día de su inauguración los hongkoneses salieron a recorrerlo con júbilo. (diariodelpueblo.com)

El día de su inauguración los hongkoneses salieron a recorrerlo con júbilo. (diariodelpueblo.com)

Ventajas y curiosidades

El puente Hong Kong-Zhuhai-Macao tuvo un costo total de 20 000 millones de dólares. Entre sus ventajas resalta un viaje rápido, de 45 minutos, cuando antes eran muchas horas. Beijing considera que la inversión será bien recuperada, en un estimado de 1 044 billones de dólares, circulando por la economía interchina.

Algunas fuentes locales consultadas calculan que en su edificación se utilizaron 400 000 toneladas de acero, volumen más que suficiente –dicen– para levantar 60 torres Eiffel. Y esa comparación choca un poco la imaginación cosmopolita, porque con una sola ya París es emblemática. Por cierto, Martí también tuvo palabras elogiosas cuando en 1889 reportó desde la Ciudad Luz la famosa exposición tecnológica. En esta oportunidad retomamos su asombro: “Pero a dónde va el gentío con un silencio como de respeto, es a la Torre Eiffel, el más alto y atrevido de los monumentos humanos”. Entonces, en este 2018 le suponemos palabras superlativas para esta pieza china que dentro de sí le cabría multiplicada la magnífica torre.

Respeto medioambiental

¿Por qué tanto empeño en este megaproyecto? ¿Acaso manías de grandeza? De eso nada; el Gobierno chino, en su concepción de desarrollo a mediano y largo plazos, ha defendido el criterio de potenciar ciudades modelo, desde donde irradiar la prosperidad al resto de la nación. De este modo, Hong Kong y Macao, gracias al nuevo puente, se unirán a las nueve localidades del sureste que conforman el área de la Gran Bahía, estrategia iniciada el recién concluido año que les redimensiona la vida a 68 millones de personas. Tom Gaffney, director de la firma de bienes raíces CBRE, asentada en Beijing, asevera que esta plataforma contribuye a una mayor integración empresarial, debido a que la zona “es el motor del sur chino, y representa una octava parte del PIB nacional”.

Cuando China lanzó la convocatoria para los contratistas y ejecutores, hubo algunas críticas referidas al impacto negativo que podría tener sobre el hábitat natural del delfín rosado de Hong Kong, una de las especies más admiradas y cuidadas de la zona. Para calmar esas preocupaciones el Departamento de Protección Ecológica proporcionó datos imprescindibles y exigió pautas rigurosas a la hora de construir, prohibiendo el uso de martillos diésel y las excavaciones directas en el barro. A pesar de esto, la concienciación y la responsabilidad de los trabajadores implicados hicieron que se superaran las dificultades y finalizara un proyecto respetuoso con el medioambiente.

Además, el empleo inteligente del corrugado de acero inoxidable dúplex –encargado a la empresa española Roldán– le permitirá al puente Hong Kong-Zhuhai-Macao enfrentar con eficacia la resistencia a la corrosión, lo que se revierte en alargar los plazos de mantenimiento en áreas de difícil acceso.

Prodigio constructivo en pos del bienestar

(Reuter)

(Reuter)

Esta pieza ingenieril, a la que le abundan adjetivos, se distingue asimismo por un total de 102 unidades de movilidad urbana de última generación. Solamente en el puerto de Zhuhai hay 76 escaleras mecánicas y 26 pasillos rodantes. La siderúrgica alemana CEO thyssenkrupp ha dicho en más de una ocasión sentirse orgullosa de pertenecer al extraordinario proyecto, al que apreció como “una de las ubicaciones más concurridas del mundo con soluciones y conceptos futuristas”. Y es de tomar en cuenta esa valoración, venida de la empresa más importante de Alemania dedicada a la fundición y forja del acero.

A prueba de terremotos y tifones, el puente redundará en el aumento del tráfico marítimo, lo cual influirá positivamente en un programa mucho mayor, llamado Ruta de la Seda. Y si algunos incrédulos se resisten a admitir las bondades de tamaña pieza, resulta necesario recordar que el compromiso de la RPCH con la ventura de su pueblo y con el mundo es real y se asienta en el multilateralismo. De ahí que se haya sido muy exigente en cada uno de los pasos de la gran obra: la porción sumergida, por ejemplo, a más de 40 metros de profundidad, es también el túnel más largo del mundo y se diseñó para resistir temperaturas de mil 200 grados Celsius.

Pero lo relevante, más allá de la impresión enorme de su estructura, es su integralidad y utilidad constructiva. Ya lo afirmó Zhang Guangnan, profesor de la Universidad Sun Yat-sen: “La Franja y la Ruta tienen ‘cuatro rostros’: puertos, industria-manufactura, servicios e innovación para acercar la parte continental de China y los mercados del extranjero”. Todas esas funciones las sobrecumplirá con creces el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao.

Datos sobre Hong Kong y Macao

En 1997 cesó el dominio británico sobre Hong Kong, que pasó a ser región administrativa especial al este de China, junto al delta del río de las Perlas. Tiene poco más de siete millones de habitantes en 1 104 kilómetros cuadrados. En la actualidad es una de las ciudades más influyentes del sudeste asiático. Macao es la segunda región administrativa especial de la RPCH. Tiene poco más de medio millón de habitantes en 29 kilómetros cuadrados. Fue colonia del imperio portugués desde 1557 hasta 1999, cuando regresó a su cuna originaria. Ostenta un crecimiento del PIB per cápita del ocho por ciento.

 

Datos sobre Zhuhai

Ubicada en la provincia de Guangdong (Cantón) y vecina de Macao, fue una de las primeras zonas económicas especiales de China y pionera en la reforma y apertura. Su área es de 1 653 kilómetros cuadrados, con 1.56 millones de pobladores. Impulsa plataformas de cooperación comercial con los países de habla portuguesa y española, con el objetivo de convertirse en un “puente” entre China y América Latina.

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda