0
Publicado el 23 Enero, 2019 por Reuters en Medio ambiente
 
 

El kril huye de la Antártida por calor del agua y deja sin alimento a los pingüinos

Las principales poblaciones de Krill, crustáceos parecidos a los camarones, que crecen hasta 6,5 centímetros de largo y forman enormes enjambres, se han desplazado unos 440 kilómetros al sur y con ello dejan sin alimento a pingüinos, focas, ballenas, peces y otros animales de la Antártida
El kril antártico es una especie de crustáceo malacostráceo del orden Euphausiacea propia de las aguas frías de los océanos Atlántico y Pacífico en las inmediaciones de la Antártida. Es un crustáceo de pequeño tamaño, que puede vivir hasta seis años y forma enormes cardúmenes de gran densidad.​ /Wikipedia

El kril antártico es una especie de crustáceo malacostráceo del orden Euphausiacea propia de las aguas frías de los océanos Atlántico y Pacífico en las inmediaciones de la Antártida. Es un crustáceo de pequeño tamaño, que puede vivir hasta seis años y forma enormes cardúmenes de gran densidad.​ /Wikipedia

OSLO. – El kril se mueve hacia el sur en la Antártida a medida que los océanos se calientan, lo que altera las provisiones de los alimentos de pingüinos y ballenas que son capturadas por embarcaciones de pesca industriales, dijeron el lunes científicos.

Las principales poblaciones de los crustáceos parecidos a los camarones, que crecen hasta 6,5 centímetros de largo y forman enormes enjambres, se han desplazado unos 440 kilómetros al sur en los últimos 90 años, escribieron en la revista Nature Climate Change.

‘Es frecuente predecir que las especies se moverán hacia los polos a medida que el clima se calienta. Ya está sucediendo con el kril’, dijo a Reuters el coautor Angus Atkinson, del Laboratorio Marítimo de Plymouth en Inglaterra.

‘El clima se está volviendo cada vez más insalubre para que el kril se reproduzca’, agregó. En 2015, en el marco del acuerdo climático de París, casi 200 naciones prometieron limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pingüinos, focas, ballenas, peces y otros animales de la Antártida se alimentan del kril, considerado un tesoro de proteínas/ Foto: El Nuevo Día

Pingüinos, focas, ballenas, peces y otros animales de la Antártida se alimentan del kril, considerado un tesoro de proteínas/ Foto: El Nuevo Día

El kril es alimento para ballenas, focas, pingüinos y otros depredadores.

Las aguas en el Atlántico Sudoccidental, hogar de la mayoría del kril, se han calentado 1 grado Celsius (1,8 Fahrenheit) en los últimos 90 años, y las poblaciones se están concentrando en una banda estrecha hacia la costa de la Antártida, dijeron científicos.

El British Antarctic Survey (BAS) considera que el kril se encuentra entre las criaturas más abundantes en la Tierra con un total estimado de 780 billones, excluyendo las larvas y los huevos.

‘Nuestro análisis revela una especie que enfrenta cada vez más dificultades para reponerse y mantener altos números en el extremo norte del Océano Austral’, dijo en un comunicado el coautor Simeon Hill, de BAS.

La pesca de kril alrededor de la Antártida alcanzó su punto máximo a principios de la década de 1980 con más de 500.000 toneladas capturadas al año, dominada por la Unión Soviética, y cayó a 237.000 toneladas capturadas en 2017, según la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos.

‘Es una campana de advertencia sobre la gestión futura’, dijo Atkinson.

‘La industria está haciendo todo lo posible’ para garantizar una pesca sostenible a largo plazo, dijo a Reuters Javier Arata, funcionario ejecutivo de la Asociación de Empresas de Recolección Responsable de Kril (ARK).

Los miembros de la ARK incluyen a la unidad de Aker Aker Biomarine en Noruega, Insung de Corea del Sur, China National Fisheries Corporation y Pesca Chile.

A partir de 2019, por ejemplo, las compañías de kril acordaron prohibir toda pesca cerca de colonias de pingüinos, dijo Arata.

El kril se captura para hacer harina o aceite de pescado que se vende como un suplemento para la humana. (Reuters)


Reuters

 
Reuters