0
Publicado el 10 Enero, 2019 por EFE en Medio ambiente
 
 

India contra contaminación del aire

Su objetivo 'provisional' es reducir entre un 20 % y un 30 % las concentraciones de partículas PM10 (aquellas menores de 10 micrones) y PM2,5 (inferiores a 2,5 micrones), que a finales de año se disparan en la capital a hasta tres veces por encima de los niveles considerados tóxicos por la Organización Mundial de la Salud
Contaminación del aire en la India/ Foto: prensa-latina.cu

Contaminación del aire en la India/ Foto: prensa-latina.cu

Nueva Delhi, 10 ene (EFE).- Con catorce de las dieciocho ciudades más contaminadas del mundo la India cuenta desde hoy con un plan de acción para disminuir la contaminación del aire entre un veinte y un treinta por ciento en los próximos cinco años.

Cada noviembre, la quema de rastrojos en los estados norteños y la explosión de miles de petardos por la festividad hindú de Diwali convierten Nueva Delhi – la ciudad más contaminada del mundo – en lo que las autoridades llegaron a llamar una ‘cámara de gas’, algo que el Gobierno pretende cambiar con el Programa Nacional para un Aire Limpio (NCAP, en inglés).

Su objetivo ‘provisional’ es reducir entre un 20 % y un 30 % las concentraciones de partículas PM10 (aquellas menores de 10 micrones) y PM2,5 (inferiores a 2,5 micrones), que a finales de año se disparan en la capital a hasta tres veces por encima de los niveles considerados tóxicos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según la OMS, las concentraciones de más de 200 partículas resultan dañinas para la salud humana, mientras que a partir de 300 se consideran tóxicas.

Para reducir estos niveles, el Gobierno tomará como base las concentraciones de PM10 y PM2,5 registradas en 2017, informó el Ministerio de en un comunicado.

‘El objetivo general del NCAP son acciones amplias de mitigación para la prevención, el control y la reducción de la polución del aire, además de aumentar la red de vigilancia de la calidad del aire a lo largo del país y reforzar la concienciación’, indicó en la presentación del plan el ministro de , Harsh Vardhan.

El NCAP requerirá coordinación entre ministerios, gobiernos regionales y administraciones locales para su implementación.

Entre otras medidas, el programa prevé la construcción de más estaciones medidoras, tecnologías de apoyo, la promoción de la concienciación o la creación de agencias certificadoras para chequear los equipos utilizados.

Todo ello para poner en marcha en 2019 y hasta 2024.

Sin embargo, el departamento de Vardhan advirtió de que los resultados de los planes para atajar la contaminación del aire suelen verse ‘a largo plazo’, por lo que no descarta que el NCAP tenga que ser prolongado en el tiempo tras una revisión de sus efectos.

Desde la organización ecologista Greenpeace India, el activista Sunil Dahiya aplaudió la presentación de la versión final del plan tras una espera de ‘un año o un año y ‘, algo que consideró un ‘buen paso’ en la dirección adecuada, dijo a Efe.

También dio la bienvenida al objetivo de reducción de hasta un 30 % de la polución del aire, si bien ve vacíos en componentes ‘críticos’ como la no inclusión de objetivos sectoriales.

‘Tampoco parece tener un apoyo fuerte en lo relativo a cómo se va a implementar y cómo se garantizará el cumplimiento hacia el objetivo porque carece de respaldo legal’, advirtió el experto de Greenpeace.

Pero el NCAP es un ‘documento dinámico que irá cambiando en el futuro dependiendo de la información adicional recibida por el Ministerio de y Bosques’, lo que abre la puerta a enmendar lo que Dahiya ve como una reducida ambición por parte de las autoridades.

‘Los esfuerzos y ambición del Ministerio de y Bosques y otros departamentos tienen que ser muchos más de lo que han sido hasta ahora para garantizar que las ciudades y los estados cumplen con los objetivos provisionales de una reducción de entre el 20 y el 30 %’, concluyó.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2018 incluyen a catorce ciudades de la India, entre ellas Delhi, entre las dieciocho más contaminadas del mundo, basados en los valores de las partículas PM 2,5, que son tenidas en cuenta por su alta toxicidad para el ser humano. EFE


EFE

 
EFE