0
Publicado el 18 Marzo, 2019 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

Los tigres de Bengala podrían desaparecer en apenas 50 años

Los Sundarbans en la costa sur de Bangladesh son el ecosistema de manglares más grande del mundo, con una extensión de más de seis mil kilómetros cuadrados, y el último bastión de estos animales.

Foto: pixabay.com

Dacca, 17 mar (Prensa Latina) Los tigres de Bengala podrían desaparecer de los Sundarbans de Bangladesh en los próximos 50 años, pues una combinación de cambio climático y aumento del nivel del mar amenaza sus últimos hábitats, según alertan hoy los investigadores.

Los Sundarbans en la costa sur de Bangladesh son el ecosistema de manglares más grande del mundo, con una extensión de más de seis mil kilómetros cuadrados, y el último bastión del tigre de Bengala, una especie particularmente adaptada para vivir en ese entorno.

En el golfo de Bengala, el nivel del mar aumenta cada año unos 3,14 milímetros vinculado a la fundición de los glaciares del Himalaya.

Hasta el 70 por ciento del área de Sundarbans está a menos de un metro por encima del nivel del mar, lo que significa una amenaza importante para los hábitats de estos tigres.

Mediante modelos de simulación por computadora basados en escenarios climáticos desarrollados por el Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático (IPCC), junto con el aumento proyectado del nivel del mar, un estudio que publicó la revista Science of the Total Environment, evaluó la idoneidad futura de Sundarbans para los tigres.

El análisis, aunque preliminar, concluyó que la mayor población de tigres de Bengala está en un área donde una combinación de actores, incluido el cambio climático y la invasión humana, contribuyen a destruir su hábitat, dijo al periódico India Spend William Laurence, profesor de la Universidad James Cook.

La población global de tigres se estima en unos cuatro mil, con un comercio ilegal de sus partes, caza y pérdida de hábitat que eliminaron un 96 por ciento de los 100 mil tigres que había en 1990.

A medida que las temperaturas globales suben y el derretimiento del hielo polar aumenta el nivel del mar, la afluencia de agua salina dificulta el crecimiento de ciertas plantas.

La población de ciervos manchados, alimento clave para el tigre de Bengala, se verá afectada a medida que las hojas de los árboles que comen comiencen a desaparecer.

Mientras los recursos se vuelven escasos, es más probable que los tigres se adentren en los asentamientos humanos en busca de comida, generando conflictos con los humanos.

Los venados manchados enfrentan la escasez de alimentos, pues la vegetación de la cual se nutren lucha por crecer en tierras salinadas, en un ejemplo claro de cómo el cambio climático y el aumento del nivel del mar afectan el ecosistema de Sundarbans.

La pérdida del ecosistema de manglar más grande del mundo también preocupa por las poblaciones humanas y otras especies animales, pues los manglares son un sistema eficaz de regulación del agua, que previene la erosión de la línea costera que actúa como cinturón de protección contra ciclones y tsunamis.

Reconocidos como ecosistemas ambientalmente críticos, los manglares almacenan gran cantidad de carbono y son muy importantes para atrapar sedimentos a lo largo de las costas. Son entornos para crustáceos y peces, además de actuar como amortiguadores de eventos climáticos extremos.

Sin embargo, al menos para el tigre de Bengala los investigadores creen que podría seguir viviendo en la región si se designan más áreas para su conservación, se crean corredores para ayudarlos a moverse de manera más segura y se monitorea la actividad humana ilegal para evitar más pérdidas.


Prensa Latina

 
Prensa Latina