0
Publicado el 31 Mayo, 2019 por ACN en Medio ambiente
 
 

La falta de agua, uno de los dolores de cabeza de los pinareños

Constantes roturas desde el mes de abril en los equipos de bombeo de las tres conductoras abastecedoras al territorio cabecera, han marcado las tensiones en Vueltabajo, un territorio con redes muy envejecidas. Por eso se estima que actualmente unos 140 mil habitantes presentan afectaciones con el suministro de agua
La falta de agua, uno de los dolores de cabeza de los pinareños.

Foto: cubadebate.cu

Por EVELYN CORBILLÓN DÍAZ

El agua es un recurso natural imprescindible para realizar cada día cualquier actividad, en el hogar y fuera de él. Pero por estos días se respiran aires de malestar e irritación en buena parte de la población pinareña, debido a irregularidades en el suministro del líquido mediante las redes de acueducto del municipio cabecera, y en muchísimas ocasiones, por su ausencia total.

Se hacen cada vez más frecuentes los lugares con un panorama crítico, como el reparto 5 de septiembre, por solo citar este ejemplo, el cual permaneció durante 39 días sin el preciado recurso, una situación insostenible para cualquier familia.

Constantes roturas desde el mes de abril en los equipos de bombeo de las tres conductoras abastecedoras al territorio cabecera, han marcado las tensiones en Pinar del Río, un territorio con redes muy envejecidas. Por eso se estima que actualmente unos 140 mil habitantes presentan afectaciones con el suministro de agua.

Rupturas en las válvulas y otras que no funcionaban, también inciden negativamente en esta situación, de ahí la importancia de la responsabilidad de los operarios, los cuales han recibido capacitaciones y son los encargados de garantizar la estabilidad del sistema de acueducto.

Pero ellos necesitan respaldo institucional y que como mínimo, tengan asegurado el transporte para trasladarse a los diferentes sitios en horas de la noche.

Si a todo ello se suma la presencia de salideros en las redes de Acueducto y en las viviendas, capaces de derrochar 60 litros de agua por segundo, entonces la falta del líquido se torna aún mayor.

De acuerdo con información ofrecida a la ACN por Lorenzo Puentes Placencia, director de la Unidad Empresarial de Base Acueducto de Pinar del Río, el mantenimiento planificado en la conductora de 20 pulgadas, por ejemplo, permitió hasta la fecha la supresión de 23 salideros y la recuperación de 80 litros de agua por segundo, los cuales se perdían por ese concepto.

Además, hoy se trabaja en las válvulas y en la construcción de registros y tapas para su protección.

Más de 40 quejas se han recibido de la población, sin contar las llamadas telefónicas y cartas relacionadas con el abasto de agua.
Las personas aluden la extensión del ciclo de entrega, superior en casi todos los casos a los 12 días; a la inestabilidad del personal que atiende a la población en Acueducto; al maltrato del que son víctimas las personas cuando intentan encontrar respuestas; entre muchos otros temas.

Normalmente 15 zonas no reciben agua por las redes de Acueducto en el municipio, y sus pobladores hoy también reclaman debido a la fluctuación del ciclo de suministro por pipas.

Son los delegados de circunscripción y los presidentes de los consejos populares los principales responsables de exigir la llegada de pipas a sus comunidades, elemento que muchas veces no funciona así y se deja a la buena de los decisores de Acueducto.

En este sentido, igualmente corresponde al Consejo de la Administración Municipal y al Provincial, mantener un efectivo sistema de vigilancia a las pipas, pues muy a menudo los pinareños insisten en el desvío de sus rumbos y los privilegios a determinados lugares sobre otros.

La responsabilidad ciudadana tampoco escapa a este fenómeno, porque muchos indolentes continúan perforando las conductoras y haciendo acometidas ilegales para su beneficio.

El abasto de agua necesita ser un servicio de todos los días, y lograrlo implica inversiones, mantenimientos, y disciplina tecnológica e informativa, como aseveró en visita a la provincia en noviembre la vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, Inés María Chapman.

Porque el pueblo exige información, conocimiento de cuanto ocurre a su alrededor y de cómo marchan las operaciones, horarios del servicio de agua, de paro de conductoras; en fin, son imprescindibles mecanismos efectivos de comunicación en los que los medios locales pudieran desempeñar un rol más activo.

Y el pueblo demanda, además, la existencia de un contacto estrecho con los implicados a todos los niveles, en pos de una verdadera retroalimentación basada en sus preocupaciones y la solución real de sus problemas.

Si bien es cierto que las plantillas de trabajadores y directivos no están completas en el sistema de Acueducto en el territorio, la gente requiere respuestas veraces y respetuosas cuando acuden a plantear sus inquietudes o lo hacen por vía telefónica.

No se trata de soluciones coyunturales a un asunto que se repite una y otra vez en el municipio de Pinar del Río, sino de lograr estabilidad en el sistema de trabajo y mayor solidez en el puesto de dirección de Acueducto.

El gobierno en la localidad y en la provincia, tiene que fiscalizar con más rigor el estricto cumplimiento de lo estipulado.

Se trata de un tema sensible que pide a gritos la participación de todos los organismos e instituciones, porque el agua es un recurso vital y hoy, el principal dolor de cabeza de los pinareños.  (ACN).


ACN

 
ACN