0
Publicado el 13 Julio, 2019 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

Barry debe golpear hoy a Luisiana, como huracán

Barry, que se movía hacia el oeste-noroeste a seis kilómetros por hora (km/h), tenía vientos máximos sostenidos de 100 km/h, pero se espera un fortalecimiento adicional y que llegue como un huracán (más de 119 km/h) a la costa de Luisiana, antes de debilitarse cuando se desplace tierra adentro.
Tormenta tropical Barry/ PL
Barry, todabvía como tormenta tropical, avanzando hacias las costas de Luisiana al sur de EE.UU./ PL

Washington, 13 jul (Prensa Latina) La tormenta tropical Barry debe tocar tierra hoy convertida en huracán en el sureño estado norteamericano de Luisiana, donde ayer ya se sentían vientos y fuertes lluvias asociadas al sistema.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) informó que a las 23:00 del viernes, hora local en esta capital, el centro del organismo se ubicaba a 125 kilómetros al sureste de Morgan City, Luisiana, y a 195 kilómetros de la desembocadura del río Mississippi.

Barry, que se movía hacia el oeste-noroeste a seis kilómetros por hora (km/h), tenía vientos máximos sostenidos de 100 km/h, pero se espera un fortalecimiento adicional y que llegue como un huracán (más de 119 km/h) a la costa de Luisiana, antes de debilitarse cuando se desplace tierra adentro.

Según el NHC, una estación localizada en South Timbalier Block, cerca de la costa de ese estado sureño, reportó recientemente vientos sostenidos de 76 km/h con ráfagas de 94 km/h.

La entidad pronostica que la marejada ciclónica provoque inundaciones en zonas costeras que podrían ir de uno a dos metros en áreas como la desembocadura del río Atchafalaya, el lago Pontchartrain, y la frontera entre Mississippi y Alabama.

Además, se espera que Barry produzca acumulaciones totales de lluvias de 250 a 500 milímetros sobre el centro-sur y el sureste de Luisiana, con zonas donde podrían registrarse hasta 635 milímetros.

Meteorólogos advierten que el verdadero peligro de la tormenta para los 10 millones de personas que se encuentran en la trayectoria prevista son las precipitaciones, que podrían desencadenar inundaciones sin precedentes.

En Nueva Orleans y otras partes de Luisiana muchos residentes aún viven con la traumática experiencia del huracán Katrina en 2005, el cual provocó más de mil 800 muertes y daños materiales por valor de 108 mil millones de dólares, según datos oficiales.

John Bel Edwards, el gobernador del estado, informó que tres mil miembros de la Guardia Nacional están presentes en el territorio para hacer frente al impacto del meteoro, y el presidente del país, Donald Trump, firmó una declaración de emergencia para facilitar el uso de fondos federales.


Prensa Latina

 
Prensa Latina