2
Publicado el 28 Febrero, 2020 por Maria de las Nieves Galá León en Medio ambiente
 
 

El paraíso verde de Las Terrazas

El Paisaje Cultural Las Terrazas, en la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario, provincia de Artemisa, será declarado Monumento Nacional de la República de Cuba el 28 de febrero
El paraíso verde de Las Terrazas.

La comunidad Las Terrazas enamora por su belleza. (Foto: radioenciclopedia.cu).

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Fotos: AGUSTÍN REY BORREGO, RENÉ P. MASSOLA y  CUBADEBATE

Desde nuestra casa, en el poblado artemiseño de Pijirigua, divisábamos la Sierra del Rosario. El lomerío se tornaba unas veces azul, otras, radiante de verdor. Para nosotros era una suerte tenerla de guardiana, como brújula del tiempo.

El paraíso verde de Las Terrazas.

El paisaje es todo un cuadro.

Las visitas a ese sitio de la geografía cubana se volvieron comunes. Ahí descubrimos a Las Terrazas, colmado de un amor especial. Entre sus ríos y árboles, mis hermanos y yo disfrutamos muchas de las vacaciones de la infancia. Estaba convencida de que ese era el lugar más hermoso de Cuba.

Mi hermana Cachy me contradecía: “¿Por qué dices eso, no hemos ido a ningún otro sitio?” Y era cierto, apenas conocía la Isla, éramos unos guajiritos de tierra adentro, sin otra visión de mundo.

El tiempo pasó y gracias al oficio, he recorrido otros territorios, sitios hermosos, paradisiacos; no obstante, sigo enamorada de ese lugar que tal parece un hermoso cuadro, detenido en el tiempo, obra de uno de esos pintores pinareños que se han dedicado a exaltar el paisaje de la zona.

Allí se puede disfrutar del “recital” de un tocororo, que no se inmuta ante las personas, o de un sinsonte que entona el canto para deleite de todos. Puedes ver un pájaro carpintero afanado en taladrar su hueco en un árbol y un lagarto dormido en una palma; están las más variadas orquídeas o mariposas, helechos y árboles, algunos de los cuales alcanzan gran altura.

El paraíso verde de Las Terrazas.

El pájaro carpintero no se asusta ante los visitantes.

Cuando uno se adentra, reconoce que la vida bulle, que naturaleza y hombre van por un mismo camino, como buenos amigos, y uno cuida del otro. Cuando en 1968 comenzó a desarrollarse el Plan Sierra del Rosario, algo quedó claro para los proyectistas: se transformaría la vida de los habitantes de la zona, pero sin perjudicar el medioambiente. Fue así como todo se integró, las nuevas y modernas moradas quedaron como tejidas en medio de las montañas.

A la Sierra le nacieron escuelas, proliferaron los médicos; llegó la electricidad y el desarrollo cultural. Cambió la vida del campesino y de toda la familia. De pronto pudieron soñar y hacer planes para su futuro.

Sin embargo, en lo lugareños se ha mantenido ese afán por cuidar de su terruño, por preservar los árboles, los pájaros, los ríos. Tan así es que la Sierra del Rosario fue declarada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera en 1985.

El paraíso verde de Las Terrazas.

Los turistas tienen diferentes opciones para el disfrute.

En las últimas décadas, la comunidad ha sido todo un descubrimiento para los turistas nacionales y extranjeros. Destaca el hotel Moka y varios restaurantes donde se disfruta el sabor de la cocina cubana. Con orgullo, los habitantes conservan la casa museo del guajiro natural, Polo Montañez, quien se hizo grande en el mundo y antes de partir a la eternidad, les legó un montón de estrellas.

Dicen que, en Las Terrazas, cada 28 de febrero ─ aniversario de la fundación de la Comunidad ─ siembran un árbol para celebrarlo. ¡Excelsa manera de rendir culto a la madre naturaleza! Es la mejor forma de decirle: ¡Aquí estamos para protegerte, para que los árboles sigan creciendo junto a nosotros! Muy merecida entonces la condición de Monumento Nacional de la República de Cuba que este 28 de febrero se le otorga.

El paraíso verde de Las Terrazas.

Las aves encuentran el lugar propicio para su supervivencia.


Maria de las Nieves Galá León

 
Maria de las Nieves Galá León