0
Publicado el 28 Marzo, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Les huelen a comida

Los plásticos y las tortugas marinas ¿Por qué se los comen?

Una semana es todo lo que se necesita para que un pedazo de plástico flotando en el océano empiece a oler a comida de tortuga.
tortuga

Tortuga boba (Foto: Pixabay)

Los plásticos que flotan en el océano forman una capa de algas y microorganismos que huele a comida para las tortugas, según sostiene una nueva investigación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. El estudio fue publicado en la revista Current Biology. El equipo de Carolina trabajó en el estudio con el autor principal Joe Pfaller del Proyecto de Investigación Caretta en Savannah, Georgia.

“Este hallazgo es importante porque es la primera demostración de que el olor de los plásticos del océano hace que los animales los coman”, dijo Kenneth J. Lohmann, profesor de biología de Carolina. “Es común encontrar tortugas bobas con su sistema digestivo total o parcialmente bloqueado porque han comido materiales plásticos. También hay cada vez más informes de tortugas marinas que han enfermado y han acabado varadas en la playa debido a su ingestión de plástico”.

Lo más importante que la gente puede hacer para ayudar es en primer lugar evitar que los plásticos vayan al océano. Algunas medidas prácticas incluyen el reciclaje, la eliminación adecuada de la basura y los materiales reciclables después de un viaje a la playa o después de un viaje en barco, el uso de bolsas de compra reutilizables o de papel, y la compra de envases más grandes de bebidas en lugar de numerosos envases pequeños unidos con anillas de plástico.

Para comprender el comportamiento de las tortugas marinas en torno a los plásticos oceánicos, el equipo de investigación comparó cómo reaccionaban en el laboratorio al oler comida de tortugas, plástico empapado en el océano, plástico limpio y agua. Las tortugas ignoraron los olores del plástico limpio y del agua, pero respondieron a los olores de la comida y de los plásticos bañados por el océano mostrando un comportamiento de búsqueda de alimento. Esto incluía sacar sus hocicos del agua repetidamente mientras trataban de oler la fuente de alimento, y aumentar su actividad mientras buscaban. Las tortugas no ingirieron plásticos durante los experimentos y fueron liberadas en el océano después del estudio.

“Las tortugas muy jóvenes se alimentan en la superficie, y los plásticos que flotan en la superficie del océano las afectan”, dijo Kayla M. Goforth, una estudiante de doctorado en biología de Carolina que trabajó en el estudio. “Las tortugas más viejas se alimentan más abajo en la columna de agua, a veces en el fondo del océano. Independientemente de dónde se distribuyan los plásticos en el océano, es probable que las tortugas se los coman”.

El estudio plantea preguntas sobre una serie de impactos a largo plazo que los plásticos pueden tener en todas las especies del océano, dijeron los investigadores.

“En algunas partes del Océano Pacífico hay enormes áreas cubiertas con desechos plásticos flotantes”, dijo Lohmann. “Una de las preocupaciones que plantea este estudio es que las densas concentraciones de plásticos pueden hacer que las tortugas – u otras especies – piensen que la zona es una fuente abundante de alimentos. Estas áreas pueden atraer a los mamíferos marinos, peces y aves porque el área huele como un buen lugar de forrajeo. Una vez que estos plásticos están en el océano, no tenemos una buena manera de eliminarlos o evitar que huelan a comida. Lo mejor que podemos hacer es evitar del todo que el plástico entre en el océano”. (Fuente: NCYT Amazings)


Redacción Digital

 
Redacción Digital