1
Publicado el 24 Abril, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Los pájaros comen... y alertan

Rinocerontes negros tienen centinelas en aves que advierten presencia de humanos

Compartir
rinoceronte negro en Sudáfrica

Un rinoceronte negro en Sudáfrica. (Foto: Dale R. Morris)

Las aves de la especie Buphagus erythrorynchus, conocidas popularmente con nombres como “picabueyes piquirrojo” se alimentan, entre otras cosas, de garrapatas presentes en bueyes, rinocerontes y otros grandes mamíferos. Es habitual verlas posadas encima de estas bestias. Una nueva investigación revela ahora que estas aves pueden actuar a modo de primera línea de defensa contra los cazadores furtivos al comportarse como centinelas, emitiendo sonidos que los rinocerontes a quienes acompañan reconocen como señal de la proximidad de los humanos.

Curiosamente, en idioma suajili el nombre popular que se le da a esta especie de pájaro significa algo así como “el guardián del rinoceronte”, una definición que ahora se muestra muy acertada.

Si bien los esfuerzos de conservación han permitido que la cantidad de rinocerontes negros, en peligro crítico de extinción, se recupere, la caza furtiva sigue siendo una amenaza importante. “Aunque los rinocerontes negros tienen cuernos grandes como espadas y una piel gruesa, ven tan poco como los murciélagos. Si las condiciones son adecuadas, un cazador podría caminar a menos de cinco metros de uno”, explica Roan Plotz, de la Universidad Victoria en Wellington (Nueva Zelanda), autor del estudio junto con Wayne Linklater, de la Universidad Estatal de California en Sacramento (Estados Unidos).

La mala vista de los rinocerontes puede resultar compensada por los avisos sonoros de sus pájaros acompañantes que delatan a humanos que se acerquen.

Al rastrear los rinocerontes negros salvajes, los investigadores descubrieron que los que llevaban pájaros centinelas detectaban y eludían a los humanos mucho mejor que los rinocerontes sin la compañía de los pájaros.

Plotz y Linklater constataron que los rinocerontes sin los pájaros detectaban un humano acercándose solo el 23 por ciento de las veces. En cambio, los acompañados por los pájaros detectaban al humano que se acercaba en el 100 por cien de las pruebas y a una distancia media de 61 metros, casi cuatro veces más lejos que cuando los rinocerontes estaban solos. De hecho, cuantos más pájaros llevaba el rinoceronte, mayor era la distancia a la que detectaba a un humano. (Fuente: NCYT Amazings)

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital