0
Publicado el 26 Mayo, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Menos bosque más cerca los animales

Frenar la deforestación puede prevenir pandemias ¿Cómo?

Frenar la deforestación de selvas y bosques tropicales impide que los virus y otros patógenos se aproximen a los humanos y permitiría prevenir pandemias.

tala de arboles

A raíz de la paralización de la actividad en las ciudades y, en general, de la actividad humana en muchos lugares hemos visto a la naturaleza crecer. Han sorprendido las imágenes de animales salvajes entrando en zonas urbanas, han aflorado los cantos de las aves y se ha limpiado el aire. Algunos esperan que estos cambios tengan una forma de continuidad en el tiempo después del coronavirus. Es difícil saberlo todavía, pero cada vez son más las voces que creen en la necesidad de una mayor preservación del medio ambiente incluso con el objetivo prevenir pandemias futuras.

No en vano, al echar la vista atrás a anteriores epidemias, como el SARS, el Ébola o el Zika, todas han saltado a los humanos a partir de los animales. Y aquí la deforestación es un elemento crucial. Cuanta más porción de bosque se tala, más cerca del ser humano se ven obligados a vivir los animales.

Esta circunstancia provoca mayor interacción entre animales y humanos. Evidentemente puede ser una de las causas por las que las enfermedades salten a las personas más fácilmente. El planteamiento lo exponen en la publicación Scientific American. Recuerdan que la deforestación no solo acerca a los humanos con la vida salvaje. Además, deja a esta mucho menos margen.

Y es que los animales pierden territorio. Su hábitat se reduce y tienen que convivir en un espacio menor, con la consiguiente aglomeración. De esta forma, las enfermedades se transmiten mucho más rápidamente también entre ellos. Y si antes, en un entorno más amplio, un virus era capaz de infectar a un 15% de la población, en un hábitat más reducido esta tasa está destinada a aumentar.

De ahí que para prevenir pandemias futuras, una de las acciones a tomar podría ser reducir la deforestación. Scientific American cita un estudio de 2019 que estimaba que un incremento del 10% en la deforestación conllevaría un crecimiento del 3,3% en los casos de malaria. En números esto equivaldría a 7,4 millones de personas.

La preservación medioambiental como un objetivo de salud

No podemos conocer cómo retomaremos la vida después de la pandemia. Pero con toda probabilidad, en la agenda de muchos países estará evitar que una catástrofe así vuelva a ocurrir. Y para ello la preservación de los entornos de vida salvaje resulta clave.

Son muchos los motivos para preservar entornos de bosques, a los que se suma el objetivo de prevenir pandemias. Para monitorizar la deforestación cada vez existen más herramientas, incluso se han utilizado drones para ello.


Redacción Digital

 
Redacción Digital