0
Publicado el 23 Junio, 2020 por ACN en Medio ambiente
 
 

Polvo del Sahara sobre el oriente cubano

Las autoridades sanitarias aconsejan la utilización de mascarillas y la suspensión de las actividades al aire libre, dada las altas concentraciones de partículas en el ambiente.

Vista tomada desde la Loma de la Cruz hacia la ciudad de Holguín bajo una extensa nube de Polvo del Sahara que cubre gran parte de Cuba, el 23 de junio de 2020. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS

Desde las primeras horas del día de hoy, una nube de polvo del Sahara afecta a las provincias orientales de Cuba, provocando un notable aumento de las temperaturas y la sensación térmica.

Esta masa de aire muy seco y lleno de polvo del desierto norafricano ya se encuentra sobre algunos países del caribe, incluida la mayor de las Antillas, por lo cual, autoridades sanitarias internacionales aconsejan la utilización de mascarillas y la suspensión de las actividades al aire libre, dada las altas concentraciones de partículas en el ambiente.

Dicha nube avanza sobre la mitad oriental de Cuba, proveniente de Haití, República Dominicana y el Mar Caribe oriental, con una concentración muy alta de partículas en suspensión, informaron hoy meteorólogos del país.

Según refieren medios de prensa provinciales de esa zona de la Isla, se evidencia una tonalidad lechosa predominante en el color del cielo, pues desaparece casi por completo el típico azul intenso y es posible la observación de una densa bruma, que limita la visibilidad a larga distancia.

Más allá de condicionar en buena medida el comportamiento del estado del tiempo, las nubes de Polvo del Sahara provocan impactos negativos en la salud del hombre y en la de diferentes ecosistemas marinos y terrestres.

Al respecto, el Doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba, advirtió hoy en conferencia de prensa que los más vulnerables son los pacientes asmáticos, alérgicos y con otras enfermedades respiratorias, así como las personas mayores de 65 años de edad y niños de hasta cuatro años.

Vienen cargadas de material particulado altamente nocivo para la salud humana y contienen, además, minerales como hierro, calcio, fósforo, silíceo y mercurio, junto con virus, bacterias, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos persistentes, explicó al diario Granma el Dr. en Ciencias Físicas, Eugenio Mojena.

El Instituto de Meteorología de Cuba asegura que es una situación normal de la segunda quincena de junio, todo julio y la primera quincena de agosto, por lo cual en este periodo se reportan históricamente pocos ciclones tropicales en el Atlántico.

Durante toda la semana se desplazará al oeste, cruzando por el Caribe occidental, el golfo de México y llegará al sudeste de los Estados Unidos.

Esta masa de aire seco y cargado de partículas de arena se forma sobre el desierto del Sahara al final de la primavera, el verano y principios del otoño y generalmente se mueve hacia el oeste sobre el océano Atlántico tropical cada tres o cinco días.

Cuando ocurre, suele ser de corta duración, no más de una semana, pero la presencia de vientos alisios en ciertas épocas del año la hace más propensa a que pueda cruzar el Atlántico y recorrer más de 10 mil kilómetros. (ACN)


ACN

 
ACN