0
Publicado el 19 Septiembre, 2020 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

Estados Unidos

El reto del cambio climático y el manejo forestal

Desde mediados de agosto pasado, más de un centenar de incendios han azotado a estados como California, Oregón y Washington, donde casi 40 personas perdieron la vida, decenas de miles de residentes se vieron obligados a abandonar sus hogares y miles de edificaciones se convirtieron en cenizas.

incendios-california

Por Martha Andrés Román*

Los devastadores fuegos que quemaron millones de acres en el oeste de Estados Unidos volvieron a sonar las alarmas sobre el deterioro medioambiental y la necesidad de realizar cambios en el manejo de los bosques.

Desde mediados de agosto pasado, más de un centenar de incendios han azotado a estados como California, Oregón y Washington, donde casi 40 personas perdieron la vida, decenas de miles de residentes se vieron obligados a abandonar sus hogares y miles de edificaciones se convirtieron en cenizas.

Cambio climático

En medio de ese panorama desolador, el cambio climático es señalado por numerosas fuentes como la principal causa de que los siniestros forestales tengan dimensiones cada vez mayores, y autoridades locales y estatales subrayan la necesidad de implementar más acciones para enfrentar ese fenómeno.

Se trata de una maldita emergencia climática, esto es real y está sucediendo, expresó el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, quien criticó a la administración del republicano Donald Trump por promover políticas que reducen las protecciones ambientales.

Precisamente ese estado occidental es el más golpeado por los fuegos, que ya quemaron allí 3,5 millones de acres (14 mil kilómetros cuadrados y provocaron la muerte de al menos 25 personas.

‘El cambio climático, en palabras de un científico, está golpeando a California en la cara’, expresó al respecto un artículo del diario The New York Times, el cual remarcó que la crisis en el territorio más poblado de Estados Unidos es más que una simple acumulación de catástrofes individuales.

Lo vivido en California, apuntó el texto, es un ejemplo de algo que ha preocupado a los expertos en clima durante mucho tiempo, pero que pocos esperaban ver tan pronto: un efecto de cascada, en el que una serie de desastres se superponen, desencadenándose o amplificándose entre sí.

En Oregón

En tanto, en Oregón las llamas quemaron casi un millón de acres (cuatro mil kilómetros cuadrados) y dejaron una decena de víctimas mortales; mientras que en el estado de Washington abarcaron 600 mil acres (dos mil 400 kilómetros cuadrados).

Científicos del clima citados por el Times manifestaron que el mecanismo que impulsa la crisis de los incendios forestales es sencillo: el comportamiento humano, principalmente la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo, libera gases de efecto invernadero que aumentan las temperaturas, desecan los bosques y los preparan para arder.

Los incendios forestales siempre han sido parte de la vida en la costa oeste, en particular en lugares donde las áreas urbanas y los bosques colindan entre sí y el clima del interior es árido.

‘Pero las temperaturas más cálidas y las condiciones más secas, causadas por el cambio climático, han hecho que la temporada de incendios forestales sea más larga e intensa, con consecuencias cada vez más devastadoras’, señaló un artículo de la cadena de televisión NBC News.

Vínculo entre el calentamiento y más quema
Incendios en California, EEUU

prensa-latina.cu

La ciencia es muy clara en que existe un vínculo directo entre el calentamiento y más quema. Si no nos tomamos la ciencia en serio, esencialmente estamos poniendo vidas y hogares en un riesgo tremendo, dijo a ese medio Jennifer Balch, profesora asociada de geografía en la Universidad de Colorado en Boulder.

El cambio climático como factor clave detrás de los fuegos, sin embargo, está fuera de la consideración del presidente del país, quien solamente atribuye los siniestros a un mal manejo forestal por parte de las autoridades locales y estatales.

Al emitir sus consideraciones sobre este tema, el jefe de la Casa Blanca deja a un lado tanto el consenso científico en torno al fenómeno, como el hecho de que gran parte de las tierras quemadas están bajo control federal, y no son administradas por estados y localidades.

La postura controvertida de Trump

La postura controvertida del gobernante, quien en el pasado llamó ‘engaño’ al cambio climático, se evidenció una vez más en la visita que realizó a California el 14 de septiembre, cuando se reunió con Newsom y otros funcionarios californianos y evaluó el impacto de los fuegos.

Creo que queremos trabajar con usted para reconocer realmente el clima cambiante y lo que significa para nuestros bosques, y trabajar en conjunto con esa ciencia, le dijo ese día a Trump el secretario de Recursos Naturales de California, Wade Crowfoot.

‘Bueno, no creo que la ciencia lo sepa, en realidad’, respondió el mandatario, quien ha insistido en elevar solamente el asunto del manejo forestal.

Newsom estuvo de acuerdo con el presidente en que el manejo de los bosques es importante para controlar los incendios; y su homóloga de Oregón, Kate Brown, declaró recientemente que los fuegos también son resultado de ‘décadas de mal manejo de nuestros bosques’.

Pero ellos y el gobernador de Washington, el también demócrata Jay Inslee, critican continuamente a Trump por su empeño en no reconocer el impacto del cambio climático en este tema y se dicen frustrados debido a la falta de acción del gobierno del republicano.

Fuegos politizados

Mientras tanto, diversas fuentes advierten sobre la necesidad de que los fuegos no se conviertan en una cuestión politizada y partidista, y llaman a entender que tanto el enfrentamiento al cambio climático como un mejor manejo forestal son necesarios para prevenirlos.

Los mortales incendios de la costa oeste dividen al presidente Trump y a los líderes estatales demócratas sobre cómo evitar que se conviertan en más frecuentes y destructivos, pero científicos y otros expertos dicen que no es tan simple como culpar a uno u otro factor, indicó en ese sentido la agencia de noticias Associated Press.

A su vez, Steven Beda, experto en historia ambiental de la Universidad de Oregón, apuntó en la red de medios The Conversation que el cambio climático y las prácticas de manejo forestal han contribuido a las condiciones actuales de los fuegos, y que para reducir los riesgos de incendios es necesario abordar ambos problemas.

Según señaló, a ello se une la expansión del desarrollo humano a áreas que alguna vez fueron silvestres, lo que pone en peligro a más personas y propiedades.

Desde su punto de vista, tomar en cuanta solo una parte de ese panorama producirá soluciones incompletas.

Por eso, llamó a adoptar una estrategia de varios frentes que mejore el manejo de bosques, reduzca las emisiones de carbono y controle las temperaturas globales, ‘la única forma de moderar las condiciones climáticas que hacen que los incendios sean más grandes y más probables’.

*Periodista de la redacción Norte de Prensa Latina.


Prensa Latina

 
Prensa Latina