0
Publicado el 12 Noviembre, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Sepultada bajo Groenlandia

Descubren la cuenca de un gigantesco lago

Este material rocoso ofrece una oportunidad a los científicos para hacer investigaciones que podrían aportar algunas pistas sobre el entorno de Groenlandia de antaño
vista de Groenlandia

© Foto : Pixabay / Barni1

Gracias a un estudio aéreo de las regiones polares del mundo se ha identificado una cuenca sepultada en el hielo groenlandés que una vez albergó un enorme lago. Se trata de un lecho seco y lleno de rocas sueltas y otros sedimentos con una profundidad de más de 1 kilómetro, todo cubierto por una capa de hielo de 1,8 kilómetros de grosor.

Esto pone de relieve la gran cantidad de misterios que guarda la colosal capa de hielo de Groenlandia, la segunda más grande del mundo después de la de la Antártida. El año pasado ya se descubrieron más de 50 lagos subglaciales bajo esa capa de hielo, recuerda ScienceAlert. Se trata de cuerpos de agua líquida descongelada atrapados entre el lecho rocoso y la capa de hielo que está encima.

Este fenómeno, sin embargo, es inédito. Los científicos no han visto antes en esta parte del mundo nada parecido a una antigua y enorme cuenca lacustre seca llena de sedimentos y cubierta por hielo, como sí lo ha hecho este estudio.

A través de las observaciones de la misión de la NASA Operación IceBridge, los investigadores crearon un mapa del lecho del lago. Para ello, analizaron datos obtenidos gracias al uso de instrumentos geofísicos que enviaban señales que penetraban en el hielo y permitían leer desde el aire las imágenes de las estructuras geológicas de debajo.

Sepultado en el hielo

Ahora el lecho del lago se encuentra sepultado en el hielo, pero los científicos aseguran que la zona inicialmente estaba libre de él. La cuenca de Camp Century, apodada así por su proximidad a la antigua base nuclear secreta de EEUU, pudo haber sustentado un lago monumental con una superficie de aproximadamente 7.100 kilómetros cuadrados, alimentado por una red de al menos 18 antiguos arroyos.

“Esto podría ser un importante depósito de información en un paisaje que ahora mismo está totalmente oculto y es inaccesible”, comenta el investigador principal y geofísico glacial Guy Paxman de la Universidad de Columbia.

Y es que este material rocoso ofrece una oportunidad a los científicos para hacer investigaciones que podrían aportar algunas pistas sobre el entorno de Groenlandia de antaño. Podría indicar cuándo la región estuvo libre o cubierta de hielo, revelar las limitaciones de la extensión de la capa de hielo de Groenlandia y arrojar luz sobre las condiciones climáticas y ambientales de la región en el pasado.

“Estamos trabajando para tratar de entender cómo se ha comportado la capa de hielo de Groenlandia en el pasado. Es importante si queremos entender cómo se comportará en las próximas décadas”, explicó Paxman.

Fuente: sputniknews

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital