0
Publicado el 18 Diciembre, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Plaga de langostas invade península arábiga y África

La ONU insiste en que es necesario emprender medidas decisivas para prevenir el agravamiento de la crisis alimentaria en la región
Compartir
Una mujer camina a través de un enjambre de langostas del desierto en Kenia

Una mujer camina a través de un enjambre de langostas del desierto en Kenia, 2 de julio 2020.
Baz Ratner/File Photo / Reuters / En RT

Una nueva invasión de langostas podría causar un inmenso daño a la agricultura de Kenia, Eritrea, Arabia Saudita, Sudán y Yemen, agravando la situación alimentaria en estos países, informó este miércoles la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (ONUAA, también conocida como ‘FAO’, por sus siglas en inglés).

Con apoyo internacional, este año la ONUAA lanzó una campaña sin precedentes para hacer frente al problema, tratando más de 1,3 millones de hectáreas contra la plaga de langostas. Estas operaciones previnieron la pérdida de aproximadamente 2,7 millones de toneladas de cereales, por un valor de casi 800 millones de dólares.

Sin embargo, las lluvias estacionales generalizadas recientemente provocaron una reproducción amplia del fenómeno. Nuevos enjambres de langostas ya amenazan con volver a invadir Kenia, Eritrea, Arabia Saudita, Sudán y Yemen. “Hemos logrado mucho, pero la batalla contra esta plaga implacable aún no ha terminado”, dijo el director general de la ONUAA, Qu Dongyu. “No debemos renunciar. Las langostas siguen creciendo día y noche y los riesgos están agravando la inseguridad alimentaria de las familias vulnerables en la región afectada”, aseveró.

La ONUAA está ayudando a los gobiernos de varios países con vigilancia y coordinación, asesoramiento técnico y adquisición de suministros y equipo. Sin embargo, se requieren más medidas para salvaguardar la producción de alimentos y evitar el empeoramiento de la situación en los países afectados. Hasta la fecha, los donantes proporcionaron casi 200 millones de dólares para financiar los esfuerzos de control. Ahora la ONUAA busca 40 millones de dólares adicionales para destinarlos después a las actividades de vigilancia en los países más afectados en el 2021.

Más de 35 millones de personas están en condiciones de subnutrición aguda en Kenia, Eritrea, Arabia Saudita, Sudán y Yemen. La ONUAA estima que la cifra podría aumentar en otros 3,5 millones en caso de no emprender un esfuerzo significativo para hacer frente al problema.

Fuente: actualidad.rt

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital