0
Publicado el 18 Enero, 2021 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Europa devuelve su espacio a grandes carnívoros

Osos,  lobos y linces reconquistan sus espacios históricos en Europa luego de siglos empujados al borde de la extinción
Lince ibérico/ Foto: okdiario.com

Lince ibérico/ Foto: okdiario.com

En el último cuarto de siglo los ‘grandes carnívoros’ recolonizan gran parte de su área de distribución histórica’ en el viejo continente.

Lo anterior se debe tanto al cambio en el uso del suelo y la diferente densidad de población, como a la expansión paulatina de las áreas protegidas’.

Osos,  lobos y linces reconquistan sus espacios históricos en Europa luego de siglos empujados al borde de la extinción. Así lo informó hoy en Roma el Consejo Nacional de Investigaciones (CNR).

Expertos de 11 naciones realizaron el estudio. La coordinación estuvo a cargo de investigadores del CNR y del departamento de Biología y Biotecnología de la Universidad Sapienza de Roma, según un reporte de Prensa Latina desde la capital italiana.

Tolerancia humana y reducción de la caza
La presencia de osos pardos en Europa ha sido establecida en 17.000 ejemplares en 10 poblaciones en 22 países./ Foto: ecoticias.com

La presencia de osos pardos en Europa ha sido establecida en 17.000 ejemplares en 10 poblaciones en 22 países./ Foto: ecoticias.com

Para la primera autora del trabajo, Marta Cimatti, de la universidad italiana, ‘es muy probable que ello no solo este asociado a la disponibilidad de un hábitat adecuado, sino también a factores como la tolerancia humana y las políticas para disminuir la caza de estas especies’.

Apuntó, además, que tales consideraciones representan ‘nuevas oportunidades para conciliar la conservación y el manejo de estas especies con el desarrollo socioeconómico en las áreas rurales’.

El CNR hizo referencia a los resultados de la investigación publicados en la revista Diversity and Distributions, donde se destaca que entre 1992 y 2015 la combinación de esos elementos elementos contribuyó al aumento de la presencia de esas tres especies.

Esto ocurrió particularmente en Europa del Este, los Balcanes, el noroeste de la Península Ibérica y  el norte de Escandinavia. También hubo tendencias contrastantes para Europa occidental y meridional.

Crear nuevas oportunidades

A juicio del  autor principal del estudio, Luca Santini, ‘aprovechar los cambios socioeconómicos y paisajísticos para crear nuevas oportunidades de recuperación de especies será un desafío para Europa’.

Lobos grises

“La animadversión que provoca el lobo no es comparable con otras especies, se trata de una suerte de competencia ancestral”

Según este investigador de la Sapienza y del CNR, las acciones deben ir acompañadas de una educación ambiental adecuada. También se requieren normativas legislativas y de manejo. Todo ello dirigido a ‘mitigar conflictos entre humanos y vida silvestre en áreas recolonizadas recientemente por estos grandes carnívoros’.

Por su parte Luigi Boitani, investigador de la Sapienza,  presidente de la Iniciativa de Grandes Carnívoros para Europa, y también coautor  del citado comunicado, sostuvo que continuará la recolonización de grandes áreas de Europa por lo que serán necesarios mayores esfuerzos para que el hombre y esos grandes carnívoros coexistan.

Datos de interés
La presencia de osos pardos en Europa ha sido establecida en 17.000 ejemplares en 10 poblaciones en 22 países (una misma población puede moverse por diferentes países, el criterio es geográfico y, a veces, genético) con una media de 19 personas por kilómetro cuadrado; los linces boreales en 9.000 ejemplares en 11 poblaciones repartidas en 23 países que ocupan 813.000 kilómetros cuadrados con una media de 22 personas por kilómetro cuadrado y los lobos en 12.000 ejemplares en 10 poblaciones distribuidas por 28 países que ocupan 798.000 kilómetros cuadrados con una media de 37 personas / kilómetro cuadrado. Los glotones –un mamífero parecido al oso, pero más pequeño y muy feroz, denominado wolverine en inglés, como el personaje de los X-Men al que quedaba bastante mejor llamar lobezno que glotón– sólo se localizan en los países nórdicos: existen 1.250 ejemplares en dos poblaciones en tres países que ocupan 248.000 kilómetros con una densidad de población mucho más pequeña: 1,4 personas / kilómetro cuadrado.
  • Con información de Prensa Latina y El País

Redacción Digital

 
Redacción Digital