0
Publicado el 8 Enero, 2021 por Prensa Latina en Medio ambiente
 
 

¿Desaparecerá hielo más antiguo y grueso del mundo?

Este hielo marino, que cubre cientos de miles de kilómetros cuadrados de océano y había perdurado incluso durante los veranos más cálidos, pierde masa al doble de la velocidad de todo el Ártico.
Compartir
hielo ártico

El hielo marino más antiguo y grueso del mundo, al norte de Groenlandia y el ártico canadiense, puede estar en mayor peligro de lo pensado. Foto: ET

Ottawa, 7 ene (Prensa Latina) La masa de hielo más gruesa del mundo, al norte de Groenlandia y el ártico de Canadá, corre el riesgo hoy de derretirse y flotar al sur, señala un artículo de Nature Communications.

Este hielo marino, que cubre cientos de miles de kilómetros cuadrados de océano y había perdurado incluso durante los veranos más cálidos, pierde masa al doble de la velocidad de todo el Ártico, refieren investigadores de la Universidad de Toronto Mississauga en Canadá.

Además, ese terreno es muy antiguo y puede no ser tan estable como se pensaba, por lo cual, se crearía un “déficit de masa congelada y aceleraría la desaparición de llamada última zona de hielo”, describe el profesor de dicha institución Kent Moore.

Para llegar a estas conclusiones el equipo de Moore estudió, mediante datos satelitales, los arcos de hielo que se forman a lo largo del Estrecho de Nares, un canal de 40 kilómetros de ancho y 600 de largo que corre entre Groenlandia y la isla de Ellesmere desde el Océano Ártico hasta la Bahía de Baffin.

De esa forma, observaron tendencias descubiertas en investigaciones anteriores que indicaban cada vez más un movimiento en el hielo de esa zona.

RIESGOS SEGÚN ESPECIALISTAS

Los arcos de hielo solo se forman una parte del año y una vez rompen en primavera, se mueven más libremente por el estrecho de Nares, pero dicho desplazamiento está ocurriendo mucho tiempo antes que en el pasado, expresaron los expertos.

Sin embargo, los especialistas esperan que la llamada última área de hielo pueda perdurar incluso después de que el resto del Ártico esté libre como un terreno congelado en los meses más cálidos, proporcionando un refugio vital para los osos polares, morsas y otros animales propios de hábitats tan fríos.

Pero si se pierde, el impacto alcanzaría otras especies naturales importantes como las algas de hielo que florecen debajo de las capas heladas y en los canales de salmuera atravesando sus grietas y fisuras.

Este proceso suministra carbono, oxígeno y nutrientes que sustentan un ecosistema elaborado pero vulnerable, alertaron los científicos.

La esperanza es que esta área persista en la mitad de este siglo o incluso más para poder de enfriar el planeta y que el hielo comience a crecer nuevamente.

Si ello ocurre, esta zona puede actuar como una especie de semilla, señaló Moore.

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina