0
Publicado el 10 Febrero, 2021 por María de las Nieves Galá León en Medio ambiente
 
 

El caracol más lindo del mundo

La Polymita picta obtuvo el segundo lugar en la encuesta Molusco del año 2021
Polymita picta

Foto tomada de Internet

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Hace algunos días la Polymita picta logró el segundo lugar en la encuesta Molusco del año 2021, con 6 377 votos. Según el Centro LOEWE de Genómica Traslacional de la Biodiversidad (LOEWE-Center TBG) y Unitas Malacologica (sociedad internacional de malacólogos), organizadores del certamen, el ganador, entre los 120 nominados, fue el Gran Argonauta (Argonauta argo) tipo de pulpo, cuya hembra segrega una elegante concha delgada como el papel, en tanto los machos carecen de esta.

La belleza de la Polymita picta conquistó el corazón de muchos y no es de extrañar. Todos se enamoran de los colores que irradian las conchas de estos caracoles, que se encuentran en las zonas más boscosas del oriente cubano, fundamentalmente en los municipios de Baracoa y Maisí, en la provincia de Guantánamo.

La leyenda
Polymita picta, Baracoa

Foto tomada de Internet

Si bien para los cubanos el premio ha sido un regocijo, en Baracoa lo es mucho más. Según cuentan, existió ahí un cacique que se enamoró de una hermosa india y, como no poseía joya alguna, salió en busca de un regalo especial.

El amante pudo atrapar casi todos los colores: el amarillo del sol, el verde de las montañas, el rosado de las flores y hasta el blanco de la espuma del mar, excepto el azul del cielo. Así hizo feliz a la mujer de su vida y quedó en la imaginación popular el motivo de la diversidad de colores de esta hermosa joya de la naturaleza nacional.

En peligro

Sin embargo, la propia belleza de la Polymita picta ha llevado a que personas inescrupulosas encuentren en ellas un modo de vida y las hayan comercializado hasta ponerlas en peligro de extinción. Hay quien las colecciona o gusta de ponérselas en un collar.

Aunque el tráfico ilegal se ha enfrentado y se prohíbe y sanciona la venta de artículos elaborados con partes de este caracol, aún es preciso seguir estrechando alianzas para su protección.

Vale desde la comunidad, la escuela, los medios de comunicación y las instituciones gubernamentales, realizar acciones de educación ambiental para contribuir a cuidar el hábitat natural de estos moluscos de manera que sigan embelleciendo nuestros campos y las generaciones futuras puedan disfrutar del caracol más bello del mundo.

 

 


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León