4
Publicado el 17 Octubre, 2021 por María de las Nieves Galá León en Medio ambiente
 
 

Zunzunes en La Habana

Con regularidad, los habitantes pueden disfrutar de las pequeñas aves que habitan en la ciudad
Compartir
Zunzunes en La Habana

Kike Pardo pudo lograr la foto deseada.

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

De vez en cuando, un zunzún llega hasta el balcón de nuestro apartamento y empieza a revolotear encima de una de las flores de la buganvilia que tenemos sembrada en una maceta. Varias veces hemos intentado atrapar su imagen en una foto, pero es imposible. Al menor ruido, levanta vuelo, y busca otro sitio donde mostrar su baile y poder libar.

No es el único lugar donde los he visto. Hace algún tiempo, en pleno Vedado, descubrí uno en una mata de marpacífico. Unos turistas que caminaban por la acera se detuvieron para contemplar el espectáculo, pero enseguida que el zunzún percibió que era motivo de atención, se fue a otro sitio.

Zunzunes en La Habana

El colega Abel Rojas Ballobre, de Juventud Rebelde, atrapó a la avecilla en pleno vuelo.

Así andan en parques y jardines de la ciudad para regalarnos su belleza, a pesar del movimiento propio de la urbe. Siempre recuerdo la historia del papá de una amiga, que adoptó a una de esas maravillosas criaturas y hasta miel le ponía en un pozuelo para que de vez en cuando la avecilla probara. Me contó su hija, que cuando el padre falleció, el zunzún desapareció.

Según los expertos, los cubanos somos los únicos habitantes del planeta que podemos disfrutar del zunzún o Pájaro Mosca, considerado el ave más pequeña del planeta. Mide unos seis centímetros de longitud y pesa alrededor de dos gramos.

Conocedor de mi gusto por este pajarito, Kiki Pardo, un fotógrafo, amigo de la familia, me regaló hace algún tiempo unas instantáneas, las cuales logró tirar frente al jardín de su casa, en el reparto Martí, municipio de Cerro. No fue cosa de un día, tuvo que tener paciencia, detectar la hora en que el huésped llegaba a su lugar preferido para libar en las flores y así poder cumplir su deseo. Y fue recompensado, el pequeño revoltoso mostró toda su belleza, con su largo pico y bellos colores.

Zunzunes en La Habana

El zunzún constituye un polinizador por excelencia. (foto: Ismael Francisco)

En estos días, en que hemos pasado tanto tiempo lejos de familiares y amigos, en casa, la llegada del zunzún se convirtió en un sencillo entretenimiento, regalo de la naturaleza.  Ojalá en la capital se multipliquen estas aves, como un síntoma de respeto y amor a la naturaleza, pero para eso será preciso que abunden más jardines y que se respeten más lo árboles, así tendrán estas joyas del universo el espacio ideal para su aletear.

Compartir

María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León