0
Publicado el 28 Enero, 2015 por Redacción Digital en Mi veterinario
 
 

Con mi veterinario

ARMANDO PERAZA. SAN MIGUEL DEL PADRÓN. LA HABANA. Cierto ¡Mil veces cierto! El mundo dice adiós al empleo de la manga obstétrica que cubre el brazo del veterinario para el diagnostico rectal de gestación o enfermedades del aparato reproductor en la vaca lechera, un quehacer diario en la práctica profesional desde hace casi cien años y hoy técnica médica obsoleta.

Gracias a la creación de un equipo de ultrasonido móvil y de bajo costo, el veterinario ahora puede ver en el monitor todo el aparato reproductor: el útero, su tamaño y contenido; las trompas de Falopio y los ovarios, su tamaño, superficie y estado reproductivo.

El equipo se lleva a la sala de ordeño y puede detectar a partir de los 30 días siguientes a la inseminación si la hembra está preñada o vacía con un mínimo margen de error. También, a través del monitor, diagnosticar trastornos y enfermedades que van desde una simple endometritis hasta una piometra; una salpingitis (infección en la trompas de Falopio) y anomalías del ovario, como quistes foliculares, persistencia del cuerpo luteo, tumores y un largo etcétera, todo de gran importancia económica para la producción lechera.

Una conferencia magistral brindada por el Dr. Ronaldo Luis Auki Cerro, profesor de la Universidad British Columbia, Vancouver, Canadá, en el marco de la Agroferia Internacional 2014, celebrada en el recinto ferial de Rancho Boyeros entre el 15 y el 23 de marzo, nos acercó a este procedimiento, ya práctica común en las estancias lecheras de Canadá. Esto representa ganar tiempo (el diagnóstico rectal suele realizarse a los tres meses), porque la presencia temprana de pus y otros fluidos uterinos y demás disfunciones permiten al médico aplicar la terapéutica adecuada en los inicios de la enfermedad.

Quizás lo más importante: evitar la alimentación de una hembra sin que revierta en producción su costo de manutención. Quien no produce ¡al gancho!

¡Adiós a la manga obstetricia y la inmovilización del animal! ¡Nos vemos!


Redacción Digital

 
Redacción Digital