9
Publicado el 26 Julio, 2016 por ACN en Mi veterinario
 
 

¿Son mal agradecidos los gatos?

Hay suficientes razones para de una vez y por todas despojar de las inmerecidas calumnias a estos ejemplares de la fauna terrestre, que a pesar del escepticismo de muchos, constituyen buenos amigos del hombre
(laupalmerin.blogspot.com)

(laupalmerin.blogspot.com)

Por Maritza Padilla Valdés

A pesar de su refinada belleza, agilidad y sus muestras de cariño hacia los humanos, los gatos no clasifican para muchos entre las mascotas preferidas, al ser acusados de desleales, por la creencia de que cierran los ojos para no agradecer los favores.

Y es que sin dudas, ese felino es uno de los animales más calumniados por el hombre en todo el mundo, aunque en otras épocas caminaron con mejor suerte.

Su llegada a la tierra se remonta al período plioceno, y hay quienes afirman que los primeros domésticos conocidos en la historia datan del antiguo Egipto.

Cuentan que en la quinta dinastía faraónica, esos ejemplares fueron introducidos en los templos, de ahí que se transformaran en sagrados para los egipcios.

Ellos creían que la diosa Bastet, representada por una figura de mujer con cabeza de gato, podía vivir en sus cuerpos y sondear, a través de sus ojos, el ánimo del hombre.

También aseguraban que Ra, dios del Sol, asumía la semblanza de un gato macho cuando bajaba a la tierra, y era tanta la adoración, que si una persona hería o causaba la muerte del animal, aunque fuera por accidente, de hecho le costaba la vida.

Pero en otras épocas fueron vinculados con la brujería y maleficios, e incluso hoy en día para muchas personas es mala suerte que se le atraviese uno negro en el camino.

Durante siglos fueron perseguidos como agentes o mensajeros del diablo y ya en la Edad Media la ignorancia y la superstición propiciaron la matanza sistemática de esos felinos y en muchas ocasiones de sus dueños, acusados de usar la brujería.

Fuente de inspiración, aseguran que el afamado escritor Edgar Allan Poe tenía una mascota nombrada Catterina, musa que le sugirió el relato de El Gato Negro, uno de sus mejores títulos.

Asimismo, la tradición oral recoge que cuando Chopin componía el Valse Brillante, su gato saltó sobre el teclado del piano, inspirándole parte de esa inmortal obra.

Además constituyeron parámetro de belleza, pues las mujeres en Egipto querían ser atractivas como las gatas y sirvieron de inspiración para delinearse los ojos, costumbre arraigada aún en nuestros tiempos.

Ahora son reconocidas las numerosas ventajas que encierra poseer en casa estos animalitos, entre ellas mantener el hogar libre de plagas como ratones, cucarachas y murciélagos.

Pero además, son tranquilos, y según el científico francés Luis Pasteur una de las especies con menos bacterias y tan bonitas que llegan a darle cierto aire de sofisticación a las moradas, compañeros cariñosos y muy leales, contrario a lo que la mayoría piensa.

Publicaciones afirman que en Estados Unidos comprobaron su capacidad para bajar el estrés si se le acaricia, en tanto su ronroneo da sensación da seguridad y sube la autoconfianza.

Todas son suficientes razones para de una vez y por todas despojar de las inmerecidas calumnias a estos ejemplares de la fauna terrestre, que a pesar del escepticismo de muchos, constituyen buenos amigos del hombre.  (ACN)

 

 


ACN

 
ACN