0
Publicado el 7 diciembre, 2016 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

La rabia

Aunque parezca increíble la también llamada hidrofobia aún causa la muerte a 55 000 personas al año, lo que significa, como promedio, una muerte cada 10 minutos. El 40 % de las personas mordidas por animales presuntamente rabiosos son menores de 15 años y los perros están en el origen del 99 % de las muertes humanas por rabia

Por Walfrido López González

Respondo en esta oportunidad a EMILIO DEL POZO, DIEZ DE OCTUBRE, LA HABANA:

El Día Mundial contra la Rabia se celebra cada 28 de septiembre por iniciativa de la Alianza para el Control de la Rabia (Global Alliance for Rabies Control, GARC) la cual se corresponde con el aniversario del fallecimiento de Louis Pasteur, quien desarrolló la primera vacuna contra esta enfermedad viral.

Se trasmite en la saliva por la mordedura de un animal enfermo; en realidad, la inoculación del virus no requiere de la mordida, basta con la exposición de la piel lesionada a la saliva del animal infectado. Es potencialmente mortal. Las personas infectadas curan en un alto porcentaje una vez administrada la vacuna. Estas son seguras y eficaces ante mordidas de un animal rabioso, pero su elevado costo hace que se empleen poco en los países en desarrollo. Por el contrario, si no se administra la muerte es casi inminente después del primer síntoma.

Aunque parezca increíble la también llamada hidrofobia aún causa la muerte a 55 000 personas al año, lo que significa, como promedio, una muerte cada 10 minutos. El 40 % de las personas mordidas por animales presuntamente rabiosos son menores de 15 años y los perros están en el origen del 99 % de las muertes humanas por rabia (Infomed, 2015)

El período de latencia de la enfermedad es muy variable.  Existen casos extremos que van desde pocos días hasta varios años. En nuestro país es obligatoria la vacunación de la persona mordida, salvo se practique la observación clínica del animal y la persona lesionada por un período de 10 días.

En Cuba mangostas, murciélagos y gatos también ocupan un lugar en la transmisión de la enfermedad, según pesquisas del Servicio Veterinario del Ministerio de Salud Pública. Pienso que han tenido incidencia sempiterna. Recuerdo de niño en los campos cubanos las muertes inexplicables se atribuían a dos causas: algo malo y de repente. Cuantos campesinos y gente pobre morían a causa de la mordida de un animal rabioso. ¡Solo Dios lo sabe! ¡Nos vemos!


Walfrido López Gonzàlez