3
Publicado el 24 Marzo, 2017 por Redacción Digital en Mi veterinario
 
 

¡Felicidades veterinarios(as) de Cuba!

Cada 24 de marzo, los trabajadores dedicados a la salud animal en Cuba reciben un merecido homenaje en reconocimiento a su labor

 

Veterinarios atienden a un caballo.El 24 de marzo de 1961 fue escogido para homenajear a los veterinarios en Cuba en recordación de la firma de la Resolución 254 del Consejo de Ministros, la que unificó todos los servicios veterinarios del país en los Servicios Veterinarios Revolucionarios, primera organización estatal dedicada a la atención gratuita de animales de cría y mascotas.

Esta fecha tiene carácter nacional, ya que en Hispanoamérica se conmemora en diferentes días. Así, mientras el 3 de mayo se considera el Día del Veterinario Iberoamericano, en Perú, Argentina y Uruguay lo conmemoran el 8 de julio, el 6 de agosto y 23 de noviembre, respectivamente.

Los primeros intentos por incluir la enseñanza de la medicina veterinaria en Cuba se remontan a 1857, cuando por recomendación de la Sociedad Económica Amigos del País se pretendió sin éxito la creación de una escuela dedicada a la enseñanza de la especialidad en Cuba, pero más obstáculos que contribuciones frenaron las buenas intenciones de sus promotores.

A fines de la dominación española en la Isla, el ministro Pedro Becerra decide crear una institución dedicada a formación de veterinarios en la ciudad de Puerto Príncipe, actual Camagüey, pero nuevamente la falta de recursos primero y más tarde el inicio de las luchas por la independencia congelaron los proyectos.

Durante la primera ocupación norteamericana, el doctor Francisco Etchegoyen, considerado el Padre de la Medicina Veterinaria Cubana motivó la atención de las autoridades estadounidenses al exponer en la Academia Cubana de Ciencias Físicas y Naturales sus investigaciones en el enfrentamiento a epidemias que atacaban el ganado.

Pero nuevamente todo quedó en promesas y no fue hasta el 10 de abril de 1907 que un grupo de prestigioso profesionales de la medicina hicieron realidad la fundación de la Escuela Libre de Medicina Veterinaria, la que tuvo por sede la propia casa de Etchegoyen en Amistad y Barcelona.

Unos meses más tarde, el segundo gobierno interventor norteamericano reconoció la validez de la institución docente creada por Etchegoyen y el 27 de enero de 1908 es adscrita a la Facultad de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Habana, con un claustro integrado por cinco cátedras, condición que mantuvo hasta la segunda mitad de los años treinta.

En 1937, la Escuela de Veterinaria adquiere categoría de Facultad y meses después establece un nuevo plan de estudios de cuatro años de duración. En 1942 estrena su nuevo edificio en la esquina de Carlos III y Ayesterán, en la que se mantuvo hasta 1976 al crearse el Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias de La Habana, hoy Universidad Agraria de La Habana.

De acuerdo con datos del Ministerio de la Agricultura, Cuba cuenta actualmente con cinco facultades de Veterinaria y 14 escuelas de estudios de nivel medio, en las que se han graduado más de siete mil especialistas dedicados al cuidado y protección de la salud animal, así como varios centros de investigaciones, entre los que sobresalen por sus resultados el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria y el Instituto de Ciencia Animal.

Cada 24 de marzo, los trabajadores dedicados a la salud animal en Cuba reciben un merecido homenaje en reconocimiento a su labor. (Tomado del Blog de la periodista Nora Susana firmado por  Luis Jesús González)


Redacción Digital

 
Redacción Digital