2
Publicado el 22 Agosto, 2017 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Avanza la crianza porcina, pero ¿y los residuales?

Pese al empleo de nuevos digestores de excretas para la formación de biogás, el gran problema de los residuales del porcino es un contratiempo a enfrentar y vencer
El biodigestor instalado en la finca La China, cerca de la capital de Cuba. En esos contenedores cerrados se acumulan los desechos de los cerdos. (Foto: Mundo Agropecuario)

El biodigestor instalado en la finca La China, cerca de la capital de Cuba. En esos contenedores cerrados se acumulan los desechos de los cerdos. (Foto: Mundo Agropecuario)

Por WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Respuesta al DR.COSME ZULUETA, MARIANAO, LA HABANA (I):

Cierto ¡mil veces cierto! La crianza porcina avanza en todo el país y nos asombra con mejoras en la producción de las fincas, el rendimiento de las piaras, los nuevos pequeños criadores, verdaderas familias entregadas por entero a esta ocupación.

Su aporte al balance cárnico nacional se incrementa de año en año con un peso por cabeza cada vez mayor y, quizás lo más importante: las alternativas locales para alimentar los cinco millones de cabezas que se mantienen perennemente, algo que pudimos apreciar en el VII Seminario Internacional Porcicultura 2017, recién celebrado en La Habana.

Adentrémonos: el empleo del yogurt de yuca y de boniato junto a la harina foliar de moringa se han consolidado, a lo que se agregan la calabaza fermentada, el palmiche mejorado con molida y fermentación y hasta cierto preparado foliar de marabú, endospermo del coco y vinazas de destilería.

Las universidades de Villa Clara y Las Tunas se adentran en el empleo del sorgo con tecnologías novedosas desde la siembra hasta su puesta en las canales de las porquerizas, algo muy alentador; en fin, un surtido de alimentos que poco o nada compiten con la alimentación humana.

Todos estos logros han sido  a base de puro talento, recopilación de información científica nacional e internacional y evaluación de resultados que han permitido llevar cada vez más carne al gancho de los mercados, sin embargo, aun queda el gran problema a resolver: los residuales del porcino tienen un impacto negativo sobre el ambiente, los suelos y fuentes acuíferas.

Pese al empleo de nuevos  digestores de excretas para la formación de biogás es un contratiempo a enfrentar y vencer. Esperamos que nuestros científicos e ingenieros logren dar al traste con esta dificultad posible de enfrentar y vencer. ¡Nos vemos!


Walfrido López Gonzàlez