0
Publicado el 7 Octubre, 2017 por Redacción Digital en Mi veterinario
 
 

Lo nunca visto: el gato de las arenas (+ video)

Esta especie habita en zonas como el Sahara, la península arábiga y Oriente Medio y se caracteriza por su capacidad de evasión desplazándose en la oscuridad y por no dejar rastros de sus cacerías
Gato de las arenas. (FotoTwitter/RT)

Gato de las arenas. (FotoTwitter/RT)

Cuatro años de investigación tuvieron su premio. Un grupo de biólogos recorrió el norte de África en busca de una especie jamás filmada en su ambiente natural: el gato de las arenas.

En plena madrugada del Sahara marroquí, Alexander Sliwa y Grégory Breton estaban de regreso a su campamento, pero unos cuatro kilómetros antes de arribar divisaron tres pares de ojos que llamaron su atención. Al observarlos, descubrieron que se trataba de unas crías de gato de las arenas de entre seis y ochos semanas de vida.

“Probablemente, esta sea la primera observación de gatos de la arena en el Sahara”, declaró el equipo, que el 26 de abril pasado pasó cerca de una hora tomando imágenes de las crías que, incluso salieron de su escondite bajo la hierba al ver una especie de roedor conocida como jerbo, una de sus principales presas. “Hallarlos en su hábitat natural es difícil”, agregó Breton al portal ‘Panthera‘.

Mientras los investigadores observaban a las crías, también escucharon a una hembra adulta que vagaba nerviosamente por el lugar, por lo que entendieron que se trataba de la madre.

Cachorros del gato de las arenas. FotoiTw/RT

(Foto: Twitter/RT)

Esta especie habita en zonas como el Sahara, la península arábiga y Oriente Medio y se caracteriza por su capacidad de evasión desplazándose en la oscuridad y por no dejar rastros de sus cacerías. “Apenas dejan huellas visibles, no dejan rastros de sus presas y sus vocalizaciones son silenciosas”, describieron.

Además, los especialistas detallaron que los gatos de las arenas se mueven “sigilosamente al anochecer, durante la noche y al amanecer” y son buenos “para esconderse”, ya que “su piel les proporciona un camuflaje perfecto” para cuando quieren “desaparecer de observadores y amenazas”.

Por último, el equipo liderado por Breton y Sliwa recordó que los gatos de arena son una especie adaptada a ambientes desérticos o semiáridos, por lo que no deberían ser criados en cautiverio ni como mascotas.

Por primera vez, toman imágenes de una especie del desierto en su ambiente natural


Redacción Digital

 
Redacción Digital