0
Publicado el 7 Diciembre, 2017 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Quiero a estas nobles bestias

Cuba siempre ha tenido muchos caballos: según censos ganaderos oficiales eran 409 000 (1946) y 412 000 (1952). Más reciente la Oficina Nacional de Estadísticas registró 469 000 (2005) y 725 000 (2013) ¡Tremendo aumento en solo ocho años!

Caballos AppalossaPor WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Respuesta a JUAN SOTO, PLAZA, LA HABANA: Usted solicita escriba acerca de los caballos y con lo que quiero a estas nobles bestias, lo complaceré.

El Equs ferus caballus inició su crianza en Kazajistán 360 años a.n.e. A la hembra se le llama yegua y a las crías si son machos potros o potrillos y si son hembras potras o potrancas.

Una yeguada es un grupo donde conviven preñadas y paridas con sus crías.

Sus enfermedades terribles son la Encefalomielitis Viral Infecciosa Equina y la Anemia Viral infecciosa, prevenibles con vacunas, pero son propensos a trastornos óseos, infecciones renales, digestivas y respiratorias. También defectos de mordida y cojeras de difícil recuperación.

Atendiendo a la altura de su cruz se clasifican: a) de silla; b) pesados o de tiro; c) ponis y razas miniaturas. Los de silla ligeros tienen 142-163 cm de alzada y 380-550 kg de peso y los de silla grandes (157-173 cm y 500-600 kg). Los pesados o de tiro (163-183 cm y 700-1000 kg). El más grande registrado se llamaba Mammoth, que nació en 1848. Medía 220 cm y se estima que llegó a pesar 1 500 kg. Actualmente la de menor altura es una yegua miniatura adulta afectada de enanismo. Mide 43 cm de alto y pesa 27 kg.

La población mundial de los caballos era, hasta recientemente, de 58 millones con Estados Unidos (9.5 millones) y China (7.5) a la cabeza, pero en Europa ha decrecido de 24 millones a la mitad en los últimos 200 años.

Cuba siempre ha tenido muchos caballos: según censos ganaderos oficiales eran 409 000 (1946) y 412 000 (1952). Más reciente la Oficina Nacional de Estadísticas registró 469 000 (2005) y 725 000 (2013) ¡Tremendo aumento en solo ocho años!

Nuestros más famosos corceles fueron Molinero, propiedad del conquistador Diego Velázquez, quien sobre su silla repartió plomo y espada a lo largo de la Isla. ¡Horror! En contraposición nuestro José Martí murió cabalgando al galope sobre su noble Baconao, y el Generalísimo Máximo Gómez entró victorioso a La Habana sobre Nueve. Los numeraba para no encariñarse: le habían matado ocho ejemplares en los campos de batalla.

¡Nos vemos!

(continuará)


Walfrido López Gonzàlez