0
Publicado el 15 Enero, 2018 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Caballos, toda una pasión entre los cubanos

Su capa es más admirada que su porte

Caballo, Cuba, Mi Veterinario, Bohemia.Por WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Continúo mi respuesta a  JUAN SOTO, PLAZA, de LA HABANA:

Los caballos son toda una pasión entre los cubanos; a la vez son las bestias más queridas del mundo.

Su capa es más admirada que su porte.

Llamamos capa a la coloración general del pelaje, tanto del cuerpo, la cola y la crin.

Está determinada por dos pigmentos: eumelanina (pigmento negro o pardo) y feomelanina (rojo o amarillento).

Todos los équidos tienen ambos tintes y según sus proporciones se crean los cuatro pelajes básicos: alazán (crin y cuerpo de tono marrón claro, rojizo, pelirrojo), bayo (blanco amarillento), blanco (todo el cuerpo blanco, muy difícil de encontrar) y negro (capa negra).

Al mezclarse las capas se originan tonos (castaño, crema, pío, ruano, palomino, entre otros).

Estos magníficos animales tienen 36-40 dientes sobre los que se deposita un sarro que requiere reducirse cada cierto tiempo con una escofina especial.

En los machos adultos crecen cuatro colmillos, visibles a los cuatro años, que favorecen la masticación y resultan importantes para determinar su edad.

En una ocasión alguien deseaba comprar un caballo. Le dijeron que tenía seis años, y acudió al veterinario para que determinara si era cierto. Examinó el gavilán derecho e izquierdo (cuarto colmillo) y estaban muy pulidos por la escofina, algo truculento. Lo hizo saber al mentor e impugnó la compra. A pocos días, se descubrió que tenía 11 años. Estafa y estafador son uña y carne.

Otro particular, el cólico del caballo es un mal frecuente en Cuba. Causa espasmos y dolores en estomago e intestinos, las más de las veces por atasco fecal tras la ingestión de caña de azúcar. ¡Horror!

La Dra. María Elena Vives es una experta en el combate de esta dolencia común entre los jamelgos de cocheros y carretoneros de Morón.

Y me despido con dos caballos famosos: Babieca, caballo del Cid Campeador (Rodrigo Díaz de Vivar) y Marengo, el más famoso de Napoleón. Era de raza árabe y lo hizo traer de Egipto. ¡Ah! tenía 130 corceles a su disposición.

¡Nos vemos!

Ver también en Bohemia: Quiero a estas nobles bestias


Walfrido López Gonzàlez