1
Publicado el 14 Marzo, 2018 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

¿Practicar la eutanasia piadosa?

El veterinario nunca se debe dar por vencido porque nuestro respaldo al atribulado propietario es ética profesional. Nunca rendirse
Perro enfermo/ Eroski Consumer

(Foto: Eroski Consumer)

Por WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Daniel damovi@nauta.cu. CIENFUEGOS. Usted refiere que su perro fue atacado por garrapatas que causaron sangramiento nasal y cuando lo creían curado inició una ascitis con acumulación  de líquido abdominal.

Le aconsejan ponerlo a dormir a lo que Daniel, como buen amo, se niega. Y me pide una valoración del caso.

Amigo, las garrapatas son transmisoras de hemoparasitosis (piroplasma, anaplasmas, ehrlichia y otras).

La ehrlichiasis canina es acompañada de fiebre, depresión general, palidez de las mucosas y el aumento del tiempo de coagulación que provoca hemorragias de mayor o menor volumen por los orificios naturales (boca, nariz, vulva, pene) y siempre se hacen presentes las petequias, pequeñas hemorragias visibles en suelo abdominal… pero rara vez le sigue ascitis abdominal.

Si le recomiendan ponerle a dormir debo pensar en personas allegadas a usted, que le ven sufrir ante el agotamiento físico de su mascota, algo de difícil recuperación

Esta acumulación de líquidos casi siempre es ocasionada por fallas en la circulación portal-hígado, tumores con asiento en bazo, páncreas o hígado. También en enfermedades sobreagudas o crónicas del riñón y corazón, incluso neoplasias.

En fin, los problemas presentes son graves y a estas alturas desconozco la edad de su perrita, algo muy importante para determinar el pronóstico porque de 1-3 años hay posibilidades de salvación, de 4-8 estas disminuyen mucho. ¡Mucho! y a mayor edad muy pocos recobran la salud.

Si le recomiendan ponerle a dormir debo pensar en personas allegadas a usted, que le ven sufrir ante el agotamiento físico de su mascota, algo de difícil recuperación.

La propuesta de eutanasia piadosa nunca vendrá de su veterinario, que luchará sin descanso por salvarla aplicando diuréticos, antibióticos, fármacos contra hemoparasitosis, preparados vitamínicos incluso, punciones abdominales periódicas para extraer el trasudado.

El veterinario nunca se debe dar por vencido porque nuestro respaldo al atribulado propietario es ética profesional. Nunca rendirse.

¡Nos vemos!


Walfrido López Gonzàlez